El periodismo en tiempos sombríos

No se fomenta el odio ni se incita a la violencia buscando y diciendo la verdad, expresando libremente las diversas opiniones sobre lo que es del interés.
Foto cortesía

En los últimos días se ha intensificado de manera brutal el ataque del poder estatal contra periodistas y medios de comunicación independientes, y, por lo consiguiente, contra la libertad de expresión y de prensa.

El acoso contra radioemisoras de León y la televisora nacional 100% Noticias, y la acusación contra su director propietario Miguel Mora, por hechos criminales que una persona honorable como él jamás podría cometer, han pasado el límite de lo absurdo pero también de la infamia. Este es “un caso de extrema persecución”, declaró en su cuenta de Twitter el relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza.

Es un arrebato extremo de odio y de intolerancia, criminalizar a Miguel Mora y asediar a su esposa, la también periodista Verónica Chávez, por la absurda acusación de que por medio de las noticias y comentarios que se transmiten en su medio de comunicación, ellos propagan el odio e incitan a la violencia.

No se fomenta el odio ni se incita a la violencia buscando y diciendo la verdad, expresando libremente las diversas opiniones sobre lo que es del interés público. El odio se instiga propalando mentiras y falseando los hechos, como lo hacen por mandato los medios de propaganda oficialista. El odio se inocula en la sociedad, difamando y calumniando —sobre todo desde las más altas esferas del poder— a quienes piensan de manera diferente y critican los defectos y abusos gubernamentales.

Las informaciones y las opiniones diversas que se transmiten en 100% Noticias y en todos los medios independientes de prensa que quedan en el país, más bien tienen la función beneficiosa de contrarrestar el odio oficialista, de hacer luz en la oscuridad creada por el régimen, de evitar que la división de los nicaragüenses se haga más profunda. Con su información veraz la prensa independiente alienta la esperanza en una reconciliación nacional fundada en la justicia y la reparación a las víctimas, en el reconocimiento de la libertad y los derechos de todos los nicaragüenses, ante todo los derechos de informarse y de elegir.

Thomas Jefferson, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos y tercer presidente de esa gran república democrática después de su fundación, expresó en 1786: “La opinión pública es la base de nuestro sistema, y la tarea más importante es mantener ese derecho. Si tuviera que decidir si debemos tener un gobierno sin prensa, o prensa sin gobierno, no dudaría en preferir lo segundo”.

Claro, Jefferson era un gobernante democrático y quienes gobiernan hoy en Nicaragua son lo contrario. Pero por eso mismo es tan luminoso ese pensamiento sobre el valor de la prensa libre, cuando los periodistas independientes de Nicaragua están obligados a trabajar en un ambiente tan hostil y sombrío.

Unas condiciones en las que los periodistas independientes tienen que ser muy valientes para no renunciar a su compromiso de informar con responsabilidad y decir la verdad.

*Editorial de La Prensa