Juan Sebastián Chamorro: Al Coronavirus ¡Hay que detectarlo ya!

Artículo de opinión
Sacada del Universal

Aunque me critiquen por meterme en temas que supuestamente no son de mi competencia, aquí estoy otra vez escribiendo del coronavirus. Pero les cuento que tengo una especialidad en econometría, que es algo así como estadística revuelta con economía. Así que algo sé de lo que vengo a platicarles.

Estamos a tiempo de hacer pruebas masivas de covid-19. Eso nos podría ayudar a salvar muchas vidas. Se debería aplicar un muestreo, al menos a 100 mil nicaragüenses. De tal manera que podamos identificar tempranamente focos de infección, para poder aislar a tiempo a los afectados. Con un muestreo de esa magnitud podríamos tener certeza de lo que está pasando con la salud de la población y determinar quiénes están en mayor riesgo de contagio

También puedes leer: Enrique Sáenz: Propuestas para mitigar el impacto económico de la pandemia

Si hay algo que podemos aprovechar de esta pandemia, es que nos está pegando después de haberlo hecho en un montón de países. Por tanto, desde que empezó se ha venido demostrando qué políticas funcionan y cuáles no.

Por ejemplo, ante los primeros indicios de la enfermedad Corea del Sur aplicó pruebas masivamente. Eso ayudó a contener el avance de la pandemia y obtener resultados sorprendentes. Ese país mantiene una tasa de mortalidad de 1.7 por ciento, una de las más bajas de la región. Ante la incertidumbre de no saber dónde estaba el virus, el sistema de salud coreano solo podía dar palos de ciegos. Pero a punta de pruebas a todo el que pasaba enfrente, sumado a la cultura de disciplina y colaboración de sus ciudadanos, el país empezó a ver los frutos de su estrategia. Los resultados positivos y negativos de las pruebas, les arrojaron luces para saber a dónde ir y qué hacer. A los pocos días detectaron los principales focos. Establecieron cordones de sanidad y aislaron los casos positivos, para enfocarse en la atención médica y humanitaria de los afectados

Pero en Nicaragua, le están aplicando la prueba solo a las personas que han tenido contacto cercano con los casos “importados”. Esta es una medida reactiva y no proactiva. También, dicen que se está dando seguimiento a las 16 mil personas que entraron al país recientemente; recursos y tiempo que pudieron ahorrar de haber cerrado las fronteras.

Te puede interesar: Opinión: Cómo ocurren las catástrofes

Además, el Presidente Ejecutivo del Seguro Social nos manda a lavarnos las manos y avisa que si se presentan los síntomas, hay que ir al centro de salud más cercano. Y si estás pegado, no se te ocurra ir a una clínica previsional. Aunque hayas cotizado toda tu vida, tenés que ir directo al Hospital Alemán. Sí, el mismo donde dicen que renunció el encargado de la Unidad de Cuidados Intensivos. Quién sabe por qué razón se dio esa renuncia, pero nos lo podemos imaginar.

Pero además de la indolencia, inacción, ineptitud y de exponer a personas al peligro (vean las actividades que se realizaron este fin de semana), el colmo es que ahora tampoco permiten que la sociedad se organice en solidaridad. Haberle prohibido a Monseñor Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa, que realice acciones de prevención y atención cae en lo demencial. Como decimos en buen nica, ni pichan, ni cachan, ni dejan batear.

Ante pandemias de este tipo, reducir la incertidumbre debe ser lo primero. En un escalofriante vídeo, el rector la universidad jesuita de Ecuador, Padre Fernando Ponce, nos pide prepararnos para lo peor. Igual que aquí, en Ecuador había mucha gente que estaba escéptica. Según el padre Ponce, creían que por el calor, por la juventud de la población y por otras teorías, la cosa no iba a ser tan grave. Pero ahora el mundo ve como el virus se está ensañando contra ese hermano país. Una de las cosas que nos recomienda el padre Ponce, es adquirir la mayor cantidad posible de pruebas y aplicarlas a gran parte de la población, para identificar tempranamente el brote. Veamos el ejemplo de la ciudad de Guayaquil, donde sus habitantes más indefensos y vulnerables, están pagando caro no haber detectado tempranamente el brote.

En estos momentos le está pasando lo mismo a San Pedro Sula, en nuestra vecina Honduras.

Recuerde leer: Minsa sandinista prohíbe Centros de Prevención Médica que anunció el Obispo Rolando Álvarez

Según información de diversos centros de investigación, cada prueba puede costar unos 50 dólares. El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) ya anunció que vienen en camino 25 mil pruebas, por lo que se tendrían que conseguir unos 4 millones de dólares adicionales para completar las 100 mil pruebas. El BCIE ha anunciado un programa de emergencia de US$1,900 millones para la región. A Nicaragua le corresponderían unos US$350 millones. Por tanto, el Banco podría destinar las pruebas que faltan, en adición a lo que por su parte pueda hacer el sector privado.

Además, si esto se asume como una tarea coordinada a nivel nacional, hay suficientes laboratorios públicos y privados donde se pueden realizar estas pruebas en un período corto de tiempo.

Los beneficios de una inversión en pruebas masivas, serían enormes para la sociedad. Al contener los brotes, se retrasa la propagación comunitaria y se aplana la curva de contagio. Esto le permitiría a las autoridades de salud, saber dónde atacar con medidas proactivas y no reactivas como las que están implementando. El tiempo es valioso y no hay que perderlo, sobre todo frente a un enemigo tan peligroso y de tan rápida propagación como este virus.

Reconozco que un problema que provoca la realización masiva de pruebas, es que mostrar los resultados puede generar preocupación entre la población. Por tanto, su aplicación, debe ir acompañada de una campaña de comunicación bien articulada. ¡Detectémoslo ya! podría ser el lema de la campaña, en la que tendríamos que participar todos; y que ayudaría también a eliminar esta incertidumbre que nos tiene paralizados y que es provocada en gran medida, por la indolencia gubernamental y la falta de información.

Una vez más, reitero que la incertidumbre es enemiga en tiempos cruciales como los que estamos viviendo. Trabajemos en la idea de realizar las pruebas masivas para comenzar a eliminar esta inseguridad que cada día nos paraliza más y nos impide encontrar soluciones. Esto urge hacerlo, ya estamos tarde y el tiempo apremia, hay vidas que salvar.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ