Juan Díaz Uzaga, un artista vandálico en Costa Rica

El artesano es un mecánico de profesión y gracias a sus destreza ha llegado a incursionar en el arte, demostrando su amor por Nicaragua.
Parte de los llaveros que realiza el artesano.
Cortesía

Darle vida a los desechos metálicos y transformarlos en símbolos de la lucha azul y blanco es una verdadera obra de arte, un ejemplo palpable es Juan Díaz Uzaga, un nicaragüense originario de Niquinohomo y con título de mecánico de precisión que se encuentra radicado en Costa Rica.

Este mecánico de 44 años de edad, en el año 2018 se popularizó en redes sociales debido a las piezas de llavero que elabora en acero inoxidable, como lanza morteros, adoquines, sombreros y anillos,  y aretes de guardabarranco.

Lea: SIP alerta que Daniel Ortega ha impuesto un clima de terror en Nicaragua

Llegó hace 24 años a Costa Rica, “con 20 colones y solo puede llamar a mi mamá por teléfono”, recordó.

Don Juan, quien es padre de 4 hijos, estuvo en Nicaragua para la rebelión de abril, en donde participó en las marchas antigubernamentales, pero le tocó volver a refugiarse en Costa Rica, debido a las amenazas de muerte que le hacían los paramilitares y simpatizantes sandinistas, quienes también amenazaban a su familia.

El Córdoba hecho corazón

Cuenta don Juan que para la elaboración del dije de corazón con la moneda de cinco córdobas el primer proceso es dibujarlo sobre el metal, “después hago el recorte con una caladora para metal. Después voy puliendo los lados y por último hago el hueco para que pase el eslabón de una cadena”, explica el artesano a 100% Noticias.

Lea más: Asisten en hospital de Matagalpa a ciudadana inglesa que vivía en la indigencia

Los sombreros y anillos son elaborados en frío, con monedas de 5 córdobas.  Para Juan, “este es un trabajo de metalurgia. Se puede decir también de orfebrería. Es un conformado que se le hace el corazón, yo hago el dibujo en la moneda, más o menos si quiere hacer el corazón, el triángulo o el escudo invertido, o de frente. Después hago el recorte con una caladora para metal, después le voy puliendo los lados y por último el hueco para que pase el eslabón de una cadena”, detalla.

Dice que la elaboración del corazón “lleva más trabajo y puede durar como una media hora” porque “primero lo bombeo, después otro proceso que lleva más delicadeza es la parte de arriba del sombrero, porque si uno lo hace de un solo golpe, se revienta… Después se doblan las alas del sombrero”, explica el artista, a lo que él llama “el conformado del llavero”.

Actualmente, no trabaja con la moneda de córdobas, porque a su criterio “es faltarle el respeto a la Patria”, lo hace, solo si algún cliente le lleva la moneda y le ofrece un buen pago por el arte.

En cuanto a los lanza morteros, estos son creados con una varilla de acero, la figura es reducida a escala de 5 centímetros, con un taladro realiza el hueco en la parte delantera para simular el tubo y posteriormente coloca los agarraderos.

Los primeros morteros que elaboró eran con soldadura, pero estéticamente no se veían bien, después “los perfeccioné”, dice el mecánico. El precio de los llaveros varía desde los 5 mil colones.

Este nicaragüense también elabora adornos con desechos metálicos de vehículos, los que no vende, pues los deja para su galería personal.

Protesta con arte y no violencia

“La idea mía es por arte, mi trinchera es el arte de expresarme, ese es mi rechazo hacia el gobierno y mi amor a mi Patria”, exclama.

La elaboración de las piezas son “símbolos que crean reacción de amor (a la Patria) y de odio (al sistema de gobierno). Yo me inspiré en símbolos (lanza morteros y adoquines). Es mi forma de protestar con arte y no con violencia”, agrega

Lea también: Corte IDH ordena liberar a María Oviedo, defensora de derechos humanos

Otro de los dones de don Juan, es la pasión por la pintura, y entre los trabajos a realizar está dibujar al profesor Carlos Erick López, de 23 años, quien fue asesinado en el año 2018 por paramilitares en el municipio de Monimbó, en Masaya.

Mensaje a los nicaragüenses

El artesano originario de Niquinohomo aprovechó la oportunidad para motivar a los nicaragüenses a seguir en la lucha cívica y “que no desmayemos porque los nicaragüenses tenemos esa sangre indígena y luchadora. Dios nos va a dar la victoria”, exclama el artesano.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ