La elegida de la reina Isabel para reemplazar a Meghan Markle

La monarca ya tiene un plan para potenciar a otro miembro de su familia. “Será una estrella real”, aseguran

La monarca intentó conservar la calma, hasta emitió un inusual y amoroso comunicado para suavizar la decisión unilateral de su nieto, el príncipe Harry, de abandonar la realeza pero el golpe fue duro y ahora Isabel II comenzó a ingeniar su plan para reemplazar a los duques de Sussex en las actividades oficiales. La “favorita desde hace tiempo” de la reina, Sophie Wessex, ha sido “escogida” por el Palacio de Buckingham para “aliviar la carga” de Megxit, según revelaron los medios británicos.

La condesa de Wessex, de 55 años, asumirá más responsabilidades reales y representará a la Reina, de 93 años, en más compromisos después de la decisión del príncipe Harry, de 35 años, y de Meghan Markle, de 38 años, de alejarse de la familia real, según afirman fuentes internas. Una fuente real ha revelado cómo la “muy popular” Condesa ha sido elegida por el Palacio de Buckingham para ser el centro de atención en los próximos meses. La fuente dijo al diario The Sun: “Sophie es una de las favoritas de la Reina desde hace mucho tiempo y ha sido señalada como una persona ideal para aliviar la carga”.

Sophie, que está casada con el hijo menor de la Reina, el Príncipe Eduardo, de 55 años, tiene una relación particularmente estrecha con su suegra y ya representa a la Corona tanto en su país como en el extranjero. Además de ser su favorita de la monarca, Sophie es un referente para otras personalidades de la realeza, incluyendo al Príncipe Carlos, de 71 años, y a la Duquesa de Cornualles, de 72 años. Se cree que Sophie es vista por la Reina como un símbolo de la Familia Real, porque su matrimonio con el Príncipe Eduardo ha durado, mientras que Carlos, Ana y Andrés se han divorciado.

La semana pasada, Sophie pasó su cumpleaños ejerciendo “deberes reales” junto a su marido, la Reina, el Príncipe William, de 37 años, y Kate Middleton, de 38 años, en una recepción para la cumbre de inversiones entre el Reino Unido y África en el Palacio de Buckingham. También visitó Sierra Leona la semana pasada para un viaje de dos días, convirtiéndose en la primera viista real al continente desde la gira africana del príncipe Harry y Meghan en octubre.

El veterano reportero monárquico Phil Dampier aseguró que Sophie tiene el “potencial para ser una superestrella real”. Prediciendo que la Condesa asumiría más responsabilidad, explicó: ‘Creo que ella quiere hacer más y estaría feliz de asumir más responsabilidades si se le pide’. La decisión de la reina de impulsar a Sophi llega después de meses de cambios sísmicos para la Familia Real que vieron al Príncipe Andrés retirarse de sus deberes públicos tras el accidente de coche en el que se vio envuelto Jeffrey Epstein en una entrevista en televisión, y el anuncio de los Sussex de que se retirarían como miembros de la realeza.

Harry y Meghan lograron lo que querían. Después de arduas negociaciones pactaron su salida de la realeza. Eso sí, el proceso se transformó en uno de los escándalos de mayores proporciones de la realeza británica. El acuerdo alcanzado para sellar la separación de la familia real despojó a los duques de Sussex de fondos públicos, y les exigió que reembolsaran 2,4 millones de libras (unos 3,1 millones de dólares) utilizados en la renovación del complejo donde viven, cerca del castillo de Windsor. Harry también se vio obligado a renunciar a sus grados militares y condecoraciones conseguidas con dos misiones en Afganistán con el ejército británico. “Me produce gran tristeza que se haya convertido en esto", expresó.

"Nuestra esperanza era seguir sirviendo a la reina, a la comunidad y a mis asociaciones militares, pero sin financiamiento público. Lamentablemente, eso no es posible", expresó explicando “de su propia boca” lo que estaba pasando. En un discurso por momentos emocionado, Harry dijo que fue necesario “coraje” para abrir un nuevo capítulo en su vida, en una aparente tentativa de explicar a la sociedad la decisión de alejarse de las responsabilidades de la familia real. A pesar de ello, dijo que no había otro camino que renunciar a sus títulos nobiliaros para buscar “una vida más pacífica” junto a su esposa, una ex actriz, y el hijo de ambos, Archie. “Yo sé que no siempre hice lo correcto, pero entiendo que realmente no había otra opción”, dijo el príncipe en su discurso. La explosiva decisión del príncipe y Meghan de abandonar sus obligaciones reales para buscar una vida independiente de los fondos públicos provocó un verdadero terremoto en una de las más sólidas instituciones británicas.

Para zanjar la situación, la reina mostró un verdadero puño de hierro y decidió que Harry y Meghan perdieron el derecho de utilizar el título de “alteza real”, una medida de dureza sin precedentes en la corona británica. De acuerdo con Dickie Arbiter, exsecretario de prensa de la corona, “incluso Eduardo VIII abdicó (en 1936) pasó de ser Su Majestad el Rey a ‘Alteza Real’ Duque de Windsor”, recordó. “Esto no tiene ningún precedente”, apuntó. De igual forma, agregó, “ningún miembro de la familia real jamás ha tenido que reembolsar dinero”.

El video distribuido el domingo por Harry fue la primera oportunidad de conocer su visión del caso, pero hasta ahora se desconoce la opinión de Meghan. No obstante, son notorias las dificultades de la ex actriz de adaptarse a las rígidas normas de la vida de la familia real, y además siempre mantuvo una tirante relación con la prensa sensacionalista británica.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ