Conmoción: Trece monjas murieron de coronavirus en un convento

Trece religiosas de un convento murieron de coronavirus con cuatro semanas de diferencia, quienes era profesoras, una era bibliotecaria, otra se dedicaba a dar educación religiosa, una secretaria de Estado del vaticano.

Estas muertes fueron dentro del convento de Livonia, Michigan Estados Unidos, país donde el virus mató a más de 155 mil personas. Esta noticia conmovedora sacudió a toda la iglesia.

Una nota de infobae indica que "entre el 10 de abril y el 10 de mayo 12 de ellas ya habian muerto, otras 18 se contagiaron pero lograron sobrevivir y la restante, la número 13, murió el 27 de junio". 

Este convento es el más golpeado por la pandemia del coronavirus y se estima que en el mundo muriron 61 monjas tanto en Italia, canadá y otras ciudades de Estados Unidos.

“Es la peor pérdida en una comunidad de mujeres desde la pandemia de gripe de 1918″, agrega en su artículo el periodista especializado Dan Stockman en un artículo titulado "Nuestro tiempo más trágico" que publicó la revista católica Global Sister Report. 

“Lamenté mucho que sufrieran. Toda su vida se dedicaron no a sí mismas sino a los demás. Ayuda, cuando piensas en lo que hicieron con sus vidas, a ser una mejor persona”, señaló Lisa Zervos, de 52 años, a USA Today quien ayudaba con donaciones al convento. 

Las monjitas pertenecían a la congregación de las Hermanas de San Félix de Cantalicio desde 1930 y fundaron escuelas y hospitales en Livonia. En los años 60 fueron 800 hermanas y ahora son 44. 

Las monjas que sobrevivieron al virus lloraron en silencio a sus hermanas y no pudieron asistir a los funerales por las restricciones de la pandemia, el número de personas para ingresar a la capilla es limitado, comen en diferentes turnos y una por cada mesa y las reuniones están prohibidas. 

“Me da escalofríos pensar en eso”. “Creo que el dolor crudo aún está por llegar”. “Escuché por primera vez que dos asistentes habían contraído el virus. No sabemos quiénes son, y no queremos saberlo. Luego golpeó a las hermanas en el segundo piso, y pasó como un incendio forestal”, dijo la Hermana Superiora del convento, Mary Andrew Budinski y añadió que la primera muerte fue de Mary Luiza Wawrzyniak, de 99 años, el Viernes Santo, 10 de abril.

Otra monja, Mary Ann Smith, expresó: “Todas sabíamos que si golpeaba en este lugar, sería malo. Pero nunca anticipamos cuán rápido podría ir”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ