Fiscalía de EE.UU reitera acusación de narcotráfico contra presidente hondureño

"Tony Hernández (hermano del presidente hondureño) es, al igual que Juan Orlando Hernández, uno de los socios en el narcotráfico del acusado. Es el hombre que dirigía el tráfico para Orlando"
Tomada de El 19 Digital

Nueva York, 19 mar (EFE).- La Fiscalía de Estados Unidos insistió este viernes, durante la conclusión de un juicio contra el supuesto narcotraficante Geovanny Fuentes Ramírez, en que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, se asoció con el acusado para enriquecerse con la venta de cocaína producida en un laboratorio de drogas.

"Tony Hernández (hermano del presidente hondureño) es, al igual que Juan Orlando Hernández, uno de los socios en el narcotráfico del acusado. Es el hombre que dirigía el tráfico para Orlando", aseguró el fiscal Michael Dennis Lockard en el juicio abierto contra Fuentes Ramírez.

Lockard pronunció estas palabras durante su alegato final, antes de que el tribunal se retirara a deliberar sobre la culpabilidad o no de Fuentes Ramírez, acusado de tráfico de drogas y posesión de armas.

                                                   

HONDURAS, "UN NARCOESTADO"

El Gobierno estadounidense implicó por primera vez al presidente hondureño con el narcotráfico en 2019, durante el juicio contra su hermano Tony Hernández en el que ya describió a Honduras como un "narcoestado". Sin embargo, la mayoría de las acusaciones se centraban en la aceptación de sobornos y no en su implicación directa en el contrabando de drogas.

Tanto en dicho proceso, en el que Tony Hernández fue encontrado culpable, como en el juicio actual contra Fuentes Ramírez, la Fiscalía se detuvo en numerosas ocasiones en intentar demostrar que el actual presidente de Honduras y su vicepresidente, Ricardo Arias, además de los expresidentes Porfirio Lobo y José Manuel Zelaya, entre otros altos responsables políticos, judiciales y de seguridad, protegieron a los cárteles hondureños.

Sin embargo, hasta el momento, el Gobierno no ha presentado una acusación formal contra ninguno de ellos.

EL LABORATORIO DE DROGAS DE FUENTES RAMÍREZ

Según la Fiscalía, entre 2009 y 2010 Fuentes Ramírez y su socio Melvin Sandres, alias "Metro", montaron un laboratorio en las montañas de Cerro Negro, a las afueras de la localidad de Choloma, para transformar cocaína base importada desde Colombia en cocaína y venderla.

Para avanzar en la nueva iniciativa acudieron al líder del cártel de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, para conseguir el dinero necesario.

Lockard explicó que Leonel Rivera se negó a invertir en el laboratorio, lo que concluyó en la ruptura de las relaciones.

"Él quería que Los Cachiros se asociaran con él, que invirtieran en el laboratorio, pero Los Cachiros nunca lo hicieron y el acusado buscó otros socios como Chepi Handal (José Miguel Handal Pérez), el narcotraficante de San Pedro Sula. Socios como Juan Orlando Hernández y Tony Hernández", comentó el fiscal.

El laboratorio fue registrado por la Policía, pero un contacto corrupto avisó con antelación al acusado, que pudo vaciar las instalaciones antes de que llegaran los agentes.

Según el relato de la Fiscalía, el acusado identificó al agente responsable de la investigación y lo mató, y, mediante sobornos, cerró un proceso judicial sobre el laboratorio.

"El laboratorio no se cerró porque el acusado había llegado a un acuerdo con Juan Orlando y Tony Hernández para continuar operándolo", sentenció al jurado Lockard.

JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, "SOCIO" DEL NARCOLABORATORIO

Un testigo anónimo, que fue identificado durante el proceso con el seudónimo de José Sanchez, contable de un negocio de arroz de Fuentes Ramírez, aseguró que "Fuentes Ramírez más tarde se asoció con un candidato presidencial, Juan Orlando Hernández, y su hermano Tony Hernández". Corría el año 2013.

El fiscal recordó cómo Sánchez describió la primera reunión entre Hernández y Fuentes Rivera, en la que el entonces candidato presidencial dijo que el fiscal general Óscar Chinchilla protegería al acusado.

Fue en esa reunión en la que el presidente hondureño supuestamente aseguró: "Les vamos a meter la droga a los gringos en sus propias narices y no se van a dar cuenta".

En dicho encuentro "para sellar su acuerdo, el acusado le dio al futuro presidente 15.000 dólares en efectivo, pero Juan Orlando Hernández no quería sólo el dinero del acusado, quería acceso a la cocaína del acusado", subrayó Lockard en su alegato final de este viernes.

"El laboratorio del acusado estaba a muy poca distancia del mayor puerto de Honduras, Puerto Cortez, y Juan Orlando quería la cocaína del acusado para exportarla desde ahí", dijo el fiscal, antes de apuntar que para seguir con este negocio, Hernández entregó a Fuentes Ramírez el contacto de su hermano "Tony" Hernández.

                                                    
Después de que la defensa preguntara al jurado si creía que era posible sobornar a un presidente con ese dinero, Lockard insistió:

Ese dinero "podría no se ser suficiente para sobornar al presidente, pero recuerden, José Sánchez les dijo a ustedes que el presidente logró que el laboratorio de cocaína del acusado trabajara para él. El presidente logró acceso a la fábrica de cocaína del acusado".

JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, "CO-CONSPIRADOR"

Al igual que en las dos semanas de proceso, durante su alegato final el fiscal incidió en varias ocasiones en la relación entre Juan Orlando Hernández y el acusado, que se prolongó, al menos, hasta 2019.

Según el fiscal, durante el proceso contra Tony Hernández "se hicieron públicas, por primera vez, ciertas acusaciones contra el presidente Hernández", una de ellas fue el 28 de mayo de 2019.

"Justo el día después, el 29 de mayo de 2019, el acusado buscó la dirección del palacio presidencial en la capital hondureña, Tegucigalpa" así como otros destinos como el Ministerio de Desarrollo Económico. comentó Lockard.

                                                   
La segunda, continuó, ocurrió en junio y "de nuevo, al día siguiente, (Fuentes Ramírez) estaba buscando la dirección para dirigirse al palacio presidencial".

"Esto significa que el acusado y el presidente Hernández estaban siguiendo de cerca el caso contra su co-conspirador Tony Hernández", dijo el fiscal, que aseguró que esto también demostraba que el acusado estuvo involucrado en el narcotráfico hasta su detención en Miami en 2020.

Ahora, el jurado, que también escuchó al abogado de Fuentes Ramírez intentar desacreditar el testimonio clave del narcotraficantes Leonel Rivera, deberá determinar la culpabilidad o inocencia de Geovanny Fuentes Ramírez.

Recibe las noticias mas importantes directo a tu celular, únete a nuestro nuevo canal en Telegram, haz clic aquí

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ