La carne roja, un lujo en el país del churrasco

Los niveles de consumo de carne en Brasil son los más bajos en más de dos décadas.
EFE

Sao Paulo, 15 jun (EFE).- Hace más de dos años que la carne roja no llega regularmente a la despensa del conductor Alexandre dos Santos. En el país del churrasco, esa proteína se ha convertido en un lujo que, tras dispararse casi un 40 % el último año, llevó a miles de brasileños a hacer "ajustes" en lo que ponen en la mesa.

Tanto que, según datos del sector, los niveles de consumo de carne en Brasil son los más bajos en más de dos décadas.

"Vas a la carnicería a comprar un trozo de carne que antes te salía por 10, 15 reales (2, 3 dólares) y ahora cuesta 39, 49 reales (8, 10 dólares). Entonces no compras, sales y dices: 'A la granja, a comprar huevos'", cuenta en una entrevista con Efe Santos, de 56 años, quien vive en el periférico barrio de Jaçaná de Sao Paulo.

En el último año, el precio de la carne creció un 38 % en Brasil, el mayor productor y exportador mundial del producto. A la misma velocidad, Alexandre dos Santos vio su sueldo y poder de compra desplomarse.

"Uno tiene que tener mucha creatividad, mira a qué punto llegamos. Tienes que ser creativo para asegurar una alimentación en casa, para mantener sus comidas diarias", dice.

En la mesa de Santos, quien vive solo pero muchas veces comparte mesa con su hijo, con su nuera y con sus cinco nietos, los solomillos dejaron paso al pollo, a los huevos cocidos o a las tortillas francesas.

                                                 
Datos de la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab) muestran que los brasileños consumirán este año la menor cantidad de carne roja per cápita en más de dos décadas, una tendencia que viene confirmándose paulatinamente desde 2014.

En 2020, el consumo de carne bovina fue de 26,4 kilos por persona, lo que supone una caída del 14 % frente al de 2019 y el menor desde que Conab empezó a monitorizarlo, en 1996.

Asimismo, solo en los cuatro primeros meses de este año, el consumo ya se redujo un 4 %, en medio de una crisis económica agravada por la pandemia del coronavirus, la fuerte devaluación del real brasileño y la escalada de la demanda externa por el producto.

"El dólar subió mucho y eso impacta directamente la producción, porque los productores pasan a reservar mayores cantidades para la exportación. Y eso se suma al aumento del desempleo y la pérdida del poder adquisitivo de los ciudadanos", explica a Efe Marco Quintarelli, consultor del sector minorista.

Recibe las noticias mas importantes directo a tu celular, únete a nuestro nuevo canal en Telegram, haz clic aquí

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ