Honduras debe unir esfuerzos para resolver crisis alimentaria, según expertos

Unos 2,4 millones de personas en Honduras viven en crisis o emergencia alimentaria
Agencia EFE

Tegucigalpa, 4 abr (EFE).- Honduras debe unir esfuerzos para resolver la crisis alimentaria provocada por la sequía, la pandemia de covid-19 y los altos precios de combustibles y fertilizantes, un problema que afecta a 2,4 millones de personas en el país centroamericano, indicaron este lunes expertos.

En el cierre de la campaña "40 días por la niñez", el director ejecutivo de la Pastoral Cáritas de la Iglesia católica, José Wilfredo Cervantes, dijo a Efe que todos los sectores deben "acompañar" los diferentes procesos para garantizar la seguridad alimentaria de los hogares con menores.

"Todos los sectores deben acompañar y darnos cuenta que ninguno tiene la solución a todos los problemas, pero juntos podemos hacer algo", subrayó Cervantes, tras participar en un foro sobre seguridad alimentaria coordinado por la organización Visión Mundial, en Tegucigalpa.

Unos 2,4 millones de personas en Honduras viven en crisis o emergencia alimentaria y, según proyecciones, a agosto próximo los afectados podrían llegar a 2,6 millones, debido a los efectos de la pandemia de covid-19 y las tormentas tropicales Eta e Iota, que causaron estragos en 2020, según datos de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF).

ESCUCHAR AL PUEBLO

Cervantes indicó que en Honduras se ha tenido "invisibilizados a los pequeños productores, casi toda la política agrícola y de acompañamiento va al mediano y gran productor, pero el de subsistencia, el que no tiene tierra, se la ve muy difícil".

Agregó que la seguridad alimentaria "no pasa por la producción agrícola, hay otras áreas de producción que debemos considerar" en el país.

El director ejecutivo de la Pastoral Cáritas afirmó que el Gobierno, la sociedad civil y la cooperación internacional deben "escuchar al pueblo, ver la realidad en cada sitio, son diferentes las realidades y los actores", por lo que es importante "acompañar (los) procesos".

                                                  
La falta de lluvias, la pandemia de covid-19 y los huracanes Eta e Iota han dejado "secuelas" sobre la seguridad alimentaria en Honduras, indicó el director de la Unidad Técnica de Seguridad Alimentaria Nutricional en Honduras, Joselino Pacheco.

AUMENTA INSEGURIDAD ALIMENTARIAS EN ÁREA URBANA

Esos fenómenos han causado, principalmente en el área rural, "una descapitalización de las familias, es decir, que las familias han ido perdiendo sus medios de vida", añadió.

Sin embargo, en la zona urbana la inseguridad alimentaria "ha ido creciendo" en los últimos años, subrayó Pacheco, quien destacó la importancia de promover comedores infantiles en Honduras.

El aumento en el precio de los combustibles y fertilizantes, así como en la canasta básica, el cierre de exportaciones de China debido a la crisis energética y el conflicto entre Ucrania y Rusia, están condicionando "aún más la seguridad alimentaria" en Honduras, según los expertos.

En 2022, Visión Mundial continúa trabajando en el Corredor Seco, que comunica parte de la región suroccidental con el centro del país, especialmente en los municipios más afectados por la inseguridad alimentaria nutricional, a través de procesos para fortalecer la gobernanza hídrica en las microcuencas productoras de agua para consumo y sistemas de riego.

Mediante esas iniciativas se busca garantizar el abastecimiento de agua durante todo el año, generando oportunidades económicas para mujeres, adolescentes y jóvenes, así como el empoderamiento económico de la mujer, según la organización cristiana.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ