OBAMA HABLA DE LOGROS ECONÓMICOS EN ESTADO DE LA UNIÓN

El presidente estadounidense, Barack Obama, exhortó anoche al Congreso, en su penúltimo discurso sobre el Estado de la Unión, a comenzar a trabajar este año para poner fin al embargo que Washington impuso a Cuba en 1962. Obama se refirió al tema, horas antes de que representantes de ambos gobiernos inicien en la isla negociaciones sobre temas de interés común, como migración o la apertura de embajadas, camino a la normalización de relaciones, aunque funcionarios cubanos tienen expectativas moderadas de esta primera cita. El mandatario manifestó anoche que la normalización de relaciones con La Habana, anunciadas el 17 de diciembre, 'tiene el potencial de poner punto final a un legado de falta de confianza en nuestro hemisferio', refiriéndose a la insistencia de numerosos países latinoamericanos para que Washington modificara su política hacia la isla comunista'. 'Este año el Congreso debería comenzar a trabajar para poner fin al embargo', dijo Obama en el discurso, el primero que pronuncia ante un Congreso controlado por los republicanos en ambas cámaras. Pero la mayoría republicana no ha dado indicio alguno de que esté dispuesta a discutir el fin del embargo a Cuba. 'Desde que asumí el cargo de presidente, hemos trabajado de forma responsable para reducir la población de Guantánamo a la mitad. Y ha llegado la hora de finalizar el trabajo. Estoy decidido y no desistiré hasta que cerremos la prisión. Nosotros no somos así', dijo. Como lo ha hecho en ocasiones anteriores, anoche, en su discurso, Obama pidió al Congreso la aprobación de una ley que confirme la tradición de Estados Unidos como 'nación de leyes y nación de inmigrantes'. Volvió a pedir una reforma migratoria y defendió la postura que le hizo aprobar en noviembre beneficios migratorios que aliviarán a cinco de los 11 millones de indocumentados que viven en el país. Obama también pidió que el Congreso apruebe una legislación que asegure al país frente a los ciberataques cada vez más sofisticados. 'Ninguna nación, ningún hacker debería ser capaz de hundir nuestras redes, robar nuestros secretos comerciales o invadir la privacidad de las familias estadounidenses, especialmente a nuestros más pequeños', aseguró el presidente. Obama puso la lucha contra las amenazas cibernéticas a la altura del combate del terrorismo y dijo que se necesita una legislación para hacer frente a ciberataques cada vez más complejos, combatir el robo de identidad y proteger la información de menores. El tema de la seguridad de los datos en internet ha cobrado peso en Estados Unidos en las últimas semanas tras el reciente ciberataque contra Sony y el sufrido la semana pasada por las cuentas de Twitter y YouTube del Mando Central del Pentágono, llevado a cabo por presuntos miembros del Yihadista Estado Islámico. Barack Obama declaró anoche que la 'sombra de la crisis' ha desaparecido del país y exhortó al Congreso a aprovechar los avances económicos con aumentos en los impuestos para los estadounidenses más adinerados, que servirán para cubrir reducciones para la clase media, una agenda que muy probablemente será rechazada por la nueva mayoría republicana. 'Nuestra economía crece y genera empleos al ritmo más rápido desde 1999. La tasa de desempleo es ahora menor de lo que era antes de la crisis financiera', expresó Obama, quien agregó: 'Somos más libres de las garras del petróleo extranjero de lo que hemos sido en casi treinta años'.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ