ROBERTA JACOBSON Y JOSEFINA VIDAL LIDERAN LAS DELEGACIONES DE WASHINGTON Y LA HABANA

La Habana. Las primeras conversaciones oficiales del deshielo entre Cuba y Estados Unidos están encabezadas por dos mujeres: la norteamericana Roberta Jacobson y la cubana Josefina Vidal, dos experimentadas diplomáticas para un diálogo histórico. Jacobson, subsecretaria de Estado para América latina, es la enviada de más alto nivel que Washington ha mandado a Cuba en décadas para tratar la ruta del restablecimiento de relaciones bilaterales y la apertura de embajadas en ambos países. No es la primera vez que Jacobson visita Cuba: en enero de 2011 ya participó en La Habana en la cuarta ronda de diálogo migratorio entre ambos países, si bien en aquella ocasión su cargo era el de subsecretaria adjunta para el Hemisferio Occidental. Graduada en 1982 por la Universidad de Brown y máster en derecho y diplomacia, esta funcionaria es especialista en América latina y ha pasado la mayor parte de su carrera trabajando en las relaciones entre Estados Unidos y sus vecinos continentales. Jacobson entró en el Departamento de Estado en 1986 y fue asignada al Consejo de Seguridad Nacional en 1988, para luego comenzar su carrera con la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental. Entre 1994 y 1996 coordinó la Oficina de Asuntos Cubanos y su primer destino en el exterior llegó en 2000, como ministra consejera de la embajada de Estados Unidos en Perú. A su vuelta a Estados Unidos, fue directora de la Oficina de Asuntos Mexicanos entre 2002 y 2007 y subsecretaria para Canadá y México hasta 2010, año en que fue nombrada subsecretaria adjunta principal para Asuntos del Hemisferio Occidental. En marzo de 2012, Jacobson fue confirmada por el Senado de Estados Unidos para el cargo que ocupa actualmente. Josefina Vidal es la directora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) de Cuba, que lidera la delegación cubana en estas conversaciones. La diplomática cubana, licenciada por el Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú, es una especialista en Estados Unidos: fue la primera académica e investigadora principal sobre el tema del Centro sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana. Tras trabajar en la embajada de Cuba en Francia entre 1990 y 1997, fue nombrada en La Habana especialista principal de la Dirección de América del Norte de la cancillería. Gran conocedora de Estados Unidos, entre 1999 y 2003 ocupó el cargo de primera secretaria de la Sección de Intereses de Cuba en Washington. En 2004 fue nombrada subdirectora de América del Norte en el Minrex, y desde 2012 ejerce como directora general para esa zona. Vidal 'es una excelente negociadora que conoce bien Estados Unidos. Va a saber entender sus posturas y al mismo tiempo defender los intereses de Cuba. Creo sinceramente que no se puede tener mejor negociadora para este proceso', dijo el ex diplomático cubano Carlos Alzugaray. Para este experto en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el hecho de que dos mujeres estén al frente de estas negociaciones 'va a facilitar el entendimiento'. 'Creo que las dos son grandes profesionales que van a saber defender los intereses de sus respectivos países, pero haciendo las concesiones que sean precisas para que el diálogo avance', opinó. Cuba y Estados Unidos dialogan en un ambiente de 'respeto', 'distendido' y 'productivo' los 'pasos prácticos' para oficializar el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas, un proceso que implicará más reuniones entre ambas partes, además de la que se está celebrando hoy en La Habana, dijo el subdirector para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Gustavo Machín. Las delegaciones están intercambiando propuestas sobre 'cuáles son esos pasos', según una breve declaración del funcionario a la prensa. 'Espero que continuemos trabajando con este mismo espíritu', indicó el 'número dos' de la delegación cubana. El jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, aclaró en la víspera que los dos países tienen mucho que negociar todavía antes de normalizar sus relaciones, rotas en 1961. 'Cuando sea el momento y sea apropiado, tendré mucho interés en viajar a Cuba para abrir formalmente una embajada y avanzar' en nuestros vínculos, dijo Kerry en Washington. Según Kerry, algunos puntos a negociar son el levantamiento de las restricciones de viaje para los diplomáticos, 'permitir envíos sin obstáculos a nuestro equipo en orden de poder funcionar de forma correcta', así como permitir libre acceso a la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, lo que Washington también garantizaría a la representación cubana en Estados Unidos. El tema de los derechos humanos es también 'una de las cosas de las que queremos hablar, (ya que) eso es muy importante para nosotros', dijo un funcionario del Departamento de Estado a la agencia AFP. A la parte cubana le interesa el levantamiento del embargo económico estadounidense vigente desde 1962 y que la isla sea retirada de la lista norteamericana de naciones que patrocinan el terrorismo, pero también quiere cambios en las normas migratorias estadounidenses, pues afirma que estimulan la emigración ilegal desde Cuba. A La Habana también le preocupa 'la situación que enfrenta la Sección de Intereses de Cuba en Washington y, en particular, su oficina consular, que como resultado del bloqueo está próxima a cumplir un año sin servicios bancarios, lo cual provoca graves afectaciones a los servicios', según la Cancillería cubana. Hay otros temas pendientes, aunque no había señales de que fueran a ser tratados ahora, como la base estadounidense de Guantánamo (en Cuba) y las propiedades norteamericanas nacionalizadas en los años 60 por Fidel Castro, ahora de 88 años, quien ha sido el gran ausente en este histórico acercamiento.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ