KIEV DESMIENTE EL DERRIBO DE UN CAZA UCRANIANO POR LOS SEPARATISTAS

Las autoridades de Ucrania desmintieron hoy que los separatistas de la región oriental de Lugansk hayan derribado un caza Su-25 de su Ejército. Esa información "no tiene nada que ver con la realidad, es una mentira absoluta", afirma un comunicado del servicio de prensa de las Fuerzas Armadas. También el portavoz de la denominada por Kiev operación antiterrorista en el sublevado este ucraniano, Andréi Lisenko, resaltó que los aviones de las Fuerzas Aéreas ucranianas ni siquiera "han subido". Los separatistas de la autoproclamada república de Lugansk (RPL) aseguraron hoy que habían derribado un caza ucraniano. "Hace apenas unos minutos fue abatido un avión de las Fuerzas Armadas de Ucrania. El piloto se catapultó en paracaídas. Ahora lo están buscando", dijo Ígor Plotnitski, líder de la PRL, citado por la agencia rusa Interfax. El Su-25 habría sido derribado cerca de la localidad de Írmino, uno de los epicentros de los combates entre fuerzas gubernamentales y milicias rebeldes desde principios de año. Este es el segundo avión ucraniano abatido en los últimos dos días, según los representantes de la república popular de Donetsk, que informaron ayer sobre el derribo de un aparato de exploración. El líder separatista en Donetsk, Alexandr Zajárchenko, adelantó hoy que el 9 de febrero comenzará la movilización voluntaria de efectivos con el fin de conformar una fuerza de hasta 100.000 hombres para hacer frente al Ejército ucraniano. Ambos dirigentes insurgentes declararon anoche que están dispuestos a frenar la ofensiva bélica lanzada hace diez días y que les permitió retomar el aeropuerto de Donetsk y varias localidades estratégicas en la zona de conflicto. "Estamos dispuestos a parar, pero sólo allí donde nos encontramos en estos momentos. No traicionaremos la memoria de nuestros camaradas y civiles muertos en enero", señala la declaración conjunta. Los rebeldes se pronunciaron a favor de las conversaciones con Kiev, pero insistieron en que Ucrania releve a su negociador, el expresidente Leonid Kuchma, quien firmó en septiembre de 2014 los acuerdos de paz de Minsk, aduciendo que éste no está facultado para tomar decisiones. EFE