MUERTE DE CHEF MEXICANO DESTAPA MALTRATO A MIGRANTES EN LAS COCINAS

Nueva York. La muerte de Carlos Llaguno, chef mexicano del famoso restaurante francés Brasserie Les Halles, ha puesto sobre el tapete la falta de reconocimiento hacia los miles de inmigrantes que trabajan largas horas en las cocinas de los restaurantes de Estados Unidos. Ahora, estos mexicanos y centroamericanos han encontrado un abanderado en la personalidad televisiva Anthony Bourdain, quien fue mentor y amigo de Llaguno, con quien visitó Puebla. "La verdad es que la industria entera de los restaurantes, no sólo en Nueva York sino en todo el país, colapsaría de repente si no fuera por la fuerza laboral mexicana y centroamericana que tiene detrás", dijo Bourdain durante una entrevista con The Associated Press. Agregó que "es todo una gran mentira, una hipocresía. Si eres un joven blanco de los suburbios que estudias en un instituto culinario y entras a un restaurante, la persona que te lo enseñará todo no será el chef sino el cocinero mexicano que lleva años allí. Y también es muy probable que el chico blanco sea promovido pronto, por encima de ese cocinero mexicano". Un tema que, según Bourdain, "me enfurece". Bourdain explicó que Llaguno empezó a trabajar en Les Halles, un restaurante de Manhattan, como limpia platos durante la década de 1990, cuando tenía 17 años. Llaguno, quien llegó al país ilegalmente en 1994, dormía en el suelo en apartamentos de Queens y hasta en el tren subterráneo, dijo Bourdain. Poco a poco subió de categoría y pasó a ser cocinero, hasta convertirse después en el chef principal. Llaguno murió el miércoles de cáncer. Tenía 38 años. Bourdain, quien fue chef de Les Halles, viajó con Llaguno a Puebla e incluyó a éste en uno de los episodios de su afamado programa de televisión No Reservations. En él ambos exploraron un mercado local en el que comieron tacos de carne con salsa. La jornada

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ