PETROBRAS: EL VICEPRESIDENTE DE BRASIL CONSIDERÓ "INVIABLE" EL JUICIO POLÍTICO CONTRA DILMA ROUSSEFF

El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, dijo a periodistas que las manifestaciones convocadas por grupos opositores para el próximo domingo para protestar contra el Gobierno "son legítimas" y "saludables para la democracia", siempre y cuando se realicen en forma pacífica.
Sobre los grupos minoritarios que promueven un juicio político contra Dilma Rousseff por su supuesta responsabilidad en los escándalos de corrupción en Petrobras o la delicada situación económica del país, Temer aseguró que "es algo absolutamente inviable, impensable, y supondría una ruptura del proceso institucional".
Según Temer, quien debería asumir la presidencia en caso de una destitución de la mandataria, "cuando un país para por dificultades, las supera, las resuelve, pero no piensa en esas hipótesis".
La posibilidad de un juicio político, sin embargo, se discute abiertamente en la prensa y otros ámbitos y en algunos grupos de la oposición ha ganado cuerpo, al punto de que este jueves el partido Solidaridad anunció que promoverá una consulta informal en ese sentido.
"Consideramos que la presidenta Rousseff no está en condiciones de continuar gobernando el país", declaró el diputado Paulo Pereira da Silva, presidente de Solidaridad y de la central obrera Força Sindical, al anunciar una campaña de recogida de firmas en apoyo a un hipotética juicio político con fines de destitución.
Según el diputado, la recogida de firmas comenzará el próximo domingo, al calor de las manifestaciones convocadas contra el Gobierno.
Este viernes, la Mesa Directora de la Cámara de Diputados recibió un pedido formal para el inicio de un juicio político contra la jefa de Estado, presentado en forma individual por el diputado opositor Jair Bolsonaro, la parlamentario más activo de la derecha brasileña.
Bolsonaro justifica su pedido en el escándalo de corrupción que se abate sobre la empresa estatal Petrobras, sobre el cual sostiene que comprueba la "falta de probidad" del Gobierno de Rousseff, que es uno de los factores que la Constitución contempla para un posible juicio político.
Aunque en Brasil un pedido de esa naturaleza puede ser presentado por cualquier ciudadano, debe ser aprobado por la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, cuyo presidente, Eduardo Cunha, ya ha dicho que archivará de inmediato cualquier iniciativa formulada en ese sentido.
En respuesta a las posiciones en favor de un juicio político, sindicatos y movimientos sociales promovieron este viernes una jornada de manifestaciones "en defensa de la democracia", que fueron realizadas en forma pacífica en las principales ciudades del país.
INFOBAE