EN LOS DÍAS PREVIOS, LUBITZ INVESTIGÓ MODOS DE SUICIDARSE Y PUERTAS BLINDADAS DE LOS AVIONES

El copiloto alemán del vuelo de Germanwings que se estrelló el 24 de marzo en los Alpes franceses con 150 personas a bordo había buscado en internet información sobre suicidios y puertas blindadas de cabina, anunció este jueves la justicia alemana.
En una tableta incautada durante el registro de uno de los domicilios del copiloto Andreas Lubitz, los investigadores pudieron acceder a las búsquedas que efectuó en internet hasta el 23 de marzo, que muestran que se "informó sobre maneras de suicidarse" así como sobre "las puertas de cabina de mando y sus medidas de seguridad", señaló en un comunicado la fiscalía de Dusseldorf (oeste), encargada de la parte alemana de la investigación. Las investigaciones de la fiscalía francesa, basadas principalmente en las grabaciones de la primera de las cajas negras halladas del Airbus, apuntaban a que Lubitz bloqueó la puerta por dentro al quedarse solo en la cabina, en ausencia del capitán, y luego impidió que este pudiera entrar de nuevo. De Lubitz se sabe, asimismo, que en 2009 interrumpió su formación como piloto por un "episodio de depresión" grave que comunicó a la escuela de vuelo de Lufthansa. La clase de vuelo de Andreas Lubitz Antes de obtener su licencia como piloto, el joven recibió tratamiento psicoterapéutico por "tendencias suicidas", según reveló también la fiscalía de Düsseldorf, que tras registrar sus viviendas descubrió asimismo que el joven tenía una baja médica para el día de la catástrofe y que aparentemente no se lo comunicó a Germanwings. La difusión del último comunicado de la fiscalía llega después de que el Gobierno alemán anunciara hoy la creación de un grupo de expertos para revisar los sistemas de cierre de las cabina de vuelo de los aviones y los exámenes médicos y psicológicos de los pilotos. La decisión se adoptó en una reunión entre el ministro de Transportes, Alexander Dobrindt, y representantes de la Federación Alemana de la Industria de la Aviación. Dicha comisión deberá presentar un catálogo de propuestas, tanto en lo relativo a los sistemas de seguridad de los aviones como a las pruebas de aptitud de los pilotos. El grupo de expertos analizará los mecanismos de cierre de las cabinas de pilotaje, implementadas tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos para impedir el acceso de intrusos en ese espacio. INFOBAE