LA RESPUESTA DE ANGELA MERKEL QUE HIZO LLORAR A NIÑA REFUGIADA

None
El pragmatismo y la aparente falta de empatía de la canciller alemana, Angela Merkel, ante una escolar palestina residente en el país hace cuatro años -y todavía a la espera de papeles- suscitó hoy un acalorado debate en el país, con numerosas críticas en las redes sociales. La etiqueta "merkelstreichelt" (Merkel acaricia) encabeza la lista de temas del momento en Twitter en Alemania, en referencia al momento en que la canciller intenta consolar a la adolescente cuando esta estalla en llanto al escuchar que no todos los solicitantes de asilo lograrán la residencia y algunos tendrán que salir del país. El tema ocupa hoy la tapa de todos los diarios del país, mientras analizan el papel de Merkel, su pragmatismo y su decisión de no aplicar paños fríos ante un caso difícil. Merkel y la alumna, llamada Reem, participaban en una escuela de Rostock en uno de los encuentros organizados por el Gobierno en el marco de la campaña "Diálogo ciudadano", para conocer las preocupaciones de la sociedad. La alumna comenzó su intervención sonriente y contó, en un perfecto alemán que elogió la canciller, su fácil integración en la escuela desde que llegó hace cuatro años proviniente de un campo de refugiados del Líbano. Pero la historia que quería narrar era la de su familia, que sigue a la espera de que la administración resuelva su solicitud de asilo, lo que impide que el padre tenga un trabajo regular o que ella pueda plantearse su futuro a mediano plazo. Merkel reconoció la lentitud en el estudio de las solicitudes y admitió que no se puede tardar cuatro años en dar una respuesta, pero subrayó que el Líbano no es un país en guerra civil y dejó claro que abrir la puerta a todos los palestinos que viven en los campos de refugiados generaría un efecto de llamada para miles de personas. "Alemania no puede acoger a todas las personas procedentes de esos campos y algunos tendrán que regresar", dijo Merkel, ante lo cual la adolescente comenzó a llorar desconsoladamente. Al darse cuenta de lo sucedido, la canciller se acercó para intentar consolarla y cuando el moderador le hizo ver lo dura que era la situación para la chica, ella respondió que lo sabía y que por eso quería acariciarla. El moderador del debate, Felix Seibert-Daiker, que trabaja para un canal infantil, rechazó hoy que Merkel actuara sin corazón, aunque reconoció que todos hubieran deseado oirla decir que Reem podría seguir en Alemania. "Reaccionó de forma humana, a su manera", señaló Seibert-Daiker, quien consideró que hay que reconocer el valor de la canciller al explicar la situación con toda su dureza a la niña.   INFOBAE

DEJA TU COMENTARIO