CLAVES PARA INVERTIR EN ESTADOS UNIDOS

None
Una posibilidad que no muchos conocen a la hora de invertir en los Estados Unidos es la de tener un negocio propio bajo el concepto de "llave en mano", y que habilitan un tipo de visa conocida como E-2, que es específica para comerciantes e inversionistas extranjeros. La Argentina, junto con Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y México, son los únicos países de Latinoamérica que cuentan con este tipo de tratado para la obtención de visas de inversionistas, que resultan una puerta de entrada para desarrollar empresas propias que pueden contratar a empleados de la misma nacionalidad. ¿Cuáles son los requisitos? El primer requisito para acceder es que los interesados en invertir deben tener nacionalidad de alguno de los países antes mencionados o, en su defecto, su cónyuge. El segundo aspecto importante es la inversión, y se toman en cuenta una serie de consideraciones: la ley no especifica un monto mínimo, pero sí debe ser una suma que permita desarrollar un negocio que genere rentabilidad, que tribute sus impuestos y que genere empleo. No hay un número mínimo ni máximo de empleados a contratar y pueden ser de la misma nacionalidad que el inversor. La entidad donde se realiza la inversión tiene que ser operativa o a punto de comenzar operaciones. El inversor tiene que tener la intención de no inmigrante, sin embargo puede vivir en los Estados Unidos mientras su compañía esté en marcha y su visa puede hacerse extensiva a sus familiares directos. El inversor debe demostrar el origen de los fondos y contar con la experiencia laboral o comercial para llevar el negocio adelante. Negocio llave en mano La empresa de inversiones Southern provee una alternativa que contempla estas características con montos de inversión desde los 316.000 dólares. La propuesta pertenece al rubro del transporte logístico por vía terrestre, donde la empresa ya está funcionando con flota propia y todo el know-how necesario. El inversor accede a tener su propia empresa de transporte bajo el formato LLC, sin tener que ocuparse de su gestión y completamente operativa. Es decir, se invierte y se transforma automáticamente en proveedor de la empresa madre, la que contrata los viajes mediante acuerdos comerciales entre ambas. Además de gozar de los beneficios de la visa este negocio tiene una rentabilidad en el orden del 18% anual en moneda norteamericana con reparto semestral de dividendos. Una excelente opción para tener el negocio propio y vivir en los Estados Unidos. La empresa cuenta con abogados y contadores especialistas en inmigraciones para abordar con éxito el proceso de obtención de visa de inversionsita.   INFOBAE