COLOMBIA: EN PLENA TREGUA, MURIÓ UN MILITAR POR UN ATAQUE DE FARC

None
Un soldado falleció hoy tras un combate con las FARC ocurrido en el centro de Colombia el pasado martes, un día después de que esa guerrilla iniciara una tregua unilateral para favorecer el avance de los diálogos de paz en Cuba, informó este jueves el Ejército. Según un comunicado oficial, el uniformado falleció a causa de una herida por arma de fuego que recibió cuando su unidad extraía "material de guerra" de un "depósito ilegal" que se encontraba en una zona rural del departamento del Meta y pertenecía a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). "Durante la extracción del material de guerra, los soldados fueron hostigados por guerrilleros pertenecientes al Frente 40 de las FARC", que actúa en la zona, precisó el Ejército. Detalló que en el enfrentamiento fue herido el uniformado Wilson Tique por "un impacto de arma de fuego, a la altura del tórax", lo que posteriormente le causó la muerte. Las FARC comenzaron a la medianoche del lunes un alto al fuego unilateral en medio de las negociaciones de paz que sostienen en Cuba desde noviembre de 2012 con el gobierno de Juan Manuel Santos, que a su vez se comprometió a "desescalar" progresivamente las acciones militares contra esa guerrilla en función del cumplimiento de la tregua. En un acuerdo emitido en La Habana, las FARC se comprometieron a "cesar toda acción de carácter ofensivo contra las Fuerzas Armadas del Estado y la infraestructura pública y privada" del país, aunque reservándose "el derecho al ejercicio de su legítima defensa en caso de ataque". Reuters La muerte del soldado en Meta es la primera de un uniformado reportada en medio de la tregua unilateral de las FARC, y el Ejército no dio detalles de por qué se tomó dos días para informar de lo ocurrido. Más temprano en el día de hoy se reanudaron las negociaciones en La Habana, en las que participaron las delegaciones tanto del Gobierno como de la guerrilla, en lo que fue definido como una oportunidad "definitiva" para resolver el conflicto. Para acelerar las negociaciones, los equipos trabajarán sin interrupciones en los dos puntos que faltan, referidos a víctimas y desarme y desmovilización de guerrilleros. El tiempo es clave porque el proceso cuenta con cuatro meses, hasta el próximo noviembre, para producir avances concretos. Llegado ese punto, el presidente Juan Manuel Santos evaluará los resultados obtenidos para decidir si continúa los diálogos o no. Colombia vive una conflagración interna que en cinco décadas ha involucrado a guerrillas, paramilitares y agentes del Estado, dejando 220.000 muertos y seis millones de desplazados, según cifras oficiales.   infobae