EL GOBIERNO DE MÉXICO PIDE PERDÓN A DOS MILITARES EXPULSADOS DEL EJÉRCITO POR TENER VIH

None
El gobierno mexicano ha pedido perdón este viernes a dos militares portadores del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que habían sido expulsados de las Fuerzas Armadas en 1998 y 2001, respectivamente. Hoy, en un acto de reparación para con esos soldados, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ha reconocido públicamente que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se equivocó al echar a los uniformados tras saber que padecían la enfermedad, informó el diario español El País. Osorio Chong acudió al Museo de la Memoria y Tolerancia, en el centro de la Ciudad de México, y pronunció un discurso para los afectados y sus familias. Los militares, cuya identidad ha sido protegida, no han asistido al acto. "En nombre de un México que respeta y respalda la encomienda del Sistema Interamericano de Derechos Humanos vengo a hacer extensiva una disculpa pública a las víctimas de los hechos originados en 1998 y 2001 respectivamente", mencionó el secretario ante los letrados que defendieron a los militares. Los afectados -un cabo y un teniente- han recuperado sus puestos de trabajo en las Fuerzas Armadas y las autoridades mexicanas se han comprometido a darles una indemnización, atención médica y psicológica permanentemente. Los dos casos llegaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la cual pidió en 2011 al Estado que se disculpara con los afectados y que reparara el daño que les hizo. "México tiene hoy retos en los que tenemos que seguir avanzando y a los que estamos haciendo frente con la cara en alto. Que las fallas del pasado sirvan como base para aprender y construir una sociedad de derechos más sólida", ha dicho Osorio Chong. De parte del Ejército mexicano solo asistió el director de Derechos Humanos de la Sedena. Los defensores de los dos militares pidieron a la institución marcial evitar la discriminación entre sus miembros. En México, unas 180.000 personas viven con VIH, según datos del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el sida (Censida). La discriminación hacia los que padecen la enfermedad es todavía compleja en el país: 3 de cada 10 mexicanos no aceptaría que en su casa viviera una persona con VIH, según la Encuesta Nacional sobre la Discriminación en México. Un 22% de los encuestados cree que se les debería impedir que usen aseos y piscinas públicos, y el 27% no compartiría comida con personas con VIH.   INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ