RAFAEL CORREA DECLARÓ QUE HUMAN RIGHTS WATCH ODIA A LOS GOBIERNOS DE IZQUIERDA EN AMÉRICA LATINA

None
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó este sábado que la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) se ha convertido en una fuerza de oposición a los gobiernos de izquierda en Latinoamérica, tras criticar en fuertes términos un reciente informe de esa ONG. Correa reaccionó con dureza a las críticas que lanzó el chileno Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, contra el sistema judicial de Ecuador. El activista de derechos humanos denunció que los jueces ecuatorianos están retrasando las apelaciones de opositores que han sido condenados por varios delitos, tras participar en protestas contra el gobierno en los últimos años. "Vivanco odia a todos los gobiernos de izquierda de América Latina, y dice cualquier tontería. Ahora resulta que se demoran deliberadamente los juicios de los opositores, sus apelaciones. Mentira. Por el contrario, se han reducido grandemente los tiempos de los juicios, las audiencias fallidas", sostuvo el mandatario en su programa semanal de radio y TV. En opinión de Correa, el informe de HWR, publicado en Nueva York esta semana, es una "vergüenza". "Siempre han sido malos los informes de este señor (Vivanco), de la Human Rights Watch, que al menos para el caso latinoamericano se ha convertido en un partido más de oposición para los gobiernos progresistas, pero el informe de este año da vergüenza ajena", dijo el presidente. El mandatario, que impulsó una reforma al sistema judicial de Ecuador a través de una consulta popular en 2011, aseguró que en Ecuador rige un estado de derecho en el que no "se persiguen personas sino que se persiguen delitos". En ese sentido, mencionó que los casos citados por HRW, que involucran a unos 14 opositores, corresponden a juicios por delitos como sabotaje, terrorismo o daños a bienes públicos y no a una represalia judicial por protestar contra el gobierno. En efecto, el citado informe establece que en los últimos años, fiscales y jueces en Ecuador han utilizado los tipos penales de "terrorismo" y "sabotaje" del Código Penal en contra de manifestantes que se oponen al gobierno. "Human Rights Watch ha documentado varios de estos casos. No obstante, el nuevo Código Orgánico Integral Penal, que entró en vigor en agosto de 2014, limitó las definiciones imprecisas y excesivamente amplias de ambos delitos. En vez de examinar oportunamente las condenas injustas a la luz de las nuevas disposiciones, los jueces no han siquiera fijado fechas de audiencia para las apelaciones en causas en las cuales el Presidente Rafael Correa y otros funcionarios gubernamentales han manifestado estar de acuerdo con las condenas." En el documento, Vivanco afirma que "es inadmisible que no se concedan audiencias para revocar condenas por terrorismo o sabotaje impuestas a críticos del gobierno y a manifestantes pacíficos incluso cuando el derecho ecuatoriano ha sido reformado para evitar este tipo de abusos del sistema judicial". Si bien no existe una definición única de terrorismo en el derecho internacional, los estándares internacionales establecen que el término solamente debería ser utilizado para los más graves delitos de violencia política. La Asamblea General de las Naciones Unidas ha exhortado a los Estados a que "(se) cercioren de que las leyes que penalizan el terrorismo sean accesibles, estén formuladas con precisión, no sean discriminatorias ni tengan carácter retroactivo y se ajusten al derecho internacional, incluidas las normas de derechos humanos".   infobae