¿CUÁNTO PAGÓ EL CAZADOR FURTIVO QUE MATÓ A CECIL, EL LEÓN MÁS FAMOSO DE ÁFRICA?

None
El hecho conmovió a Zimbabue y a África. Cecil, el león más conocido del continente fue cazado por un asesino furtivo hace unos quince días y las protestas de las organizaciones protectoras de animales y de las autoridades del país se multiplican tratando de determinar quién fue el que terminó con la vida del "rey de la selva". En un principio, se especulaba con que el cazador era de nacionalidad española. Sin embargo, en las últimas horas el diario británico The Telegraph ha señalado que se trataba de un ciudadano norteamericano al que tratan de detener antes de que escape del país. El hombre decapitó y le quitó la piel a su presa. "Nosotros lo encontraremos. Tenemos el nombre, pero no puedo mencionarlo hasta que se confirme que fue él quien cometió el crimen. Debe ser procesado por lo que hizo", dijo Jonnhy Rodrigues, presidente de Fuerza de Conservación de Zimbabue (ZCTF, por sus siglas en inglés) a BBC. El protector de animales añadió: "No sólo perdimos a Cecil, también a la mitad de su familia, porque su descendencia no sobrevivirá la llegada de un nuevo macho. El próximo macho matará a unos 12 cachorros". El cazador furtivo logró sacar a Cecil del parque Hwange con una "carnada", y una vez a su alcance, le disparó una flecha que no lo mató de inmediato. El león murió desangrado luego de horas de sufrimiento. "Les tomó dos días encontrarlo y matarlo. Agarraron la cabeza y trataron de destruir el collar que llevaba, que es muy costoso y que tiene GPS", manifestó Rodrigues. La Asociación de Cazadores y Guías Profesionales de Zimbabue (ZPHGA, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado: "El cazador profesional y la compañía para la cual trabaja han colaborado en la investigación. ZPHGA reitera que no tolerará la caza ilegal o cualquier práctica que no sea ética por parte de sus miembros y personal". El asesino del león habría pagado entre 46 mil y 55 mil dólares para que los guías del safari le permitan dispararle a Cecil, según confirmaron fuentes allegadas a la investigación. Cecil, de 13 años, vivía en un área protegida y era la gran atracción del parque Hwange. Llevaba un collar con GPS monitoreado por la Universidad de Oxford, quienes tienen registrado sus últimos movimientos. Aquellos que lo llevaron a una trampa mortal. INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ