FLORIDA LUCHA CONTRA LA INVASIÓN DE MOLUSCOS GIGANTES AFRICANOS

None
Puede llegar a alcanzar el tamaño de un zapato deportivo, devora cientos de tipos de plantas y puede ser peligroso si es ingerido: es el caracol gigante de África, que invade Florida a paso lento pero seguro. Eliminarlo no es fácil y toma tiempo. Desde que hace cuatro años fuera detectado este gasterópodo glotón en Miami, Florida (sureste de EE.UU.), las autoridades han dedicado 11 millones de dólares para exterminarlo. Pese a los esfuerzos, los caracoles gigantes se han expandido hacia los suburbios al sur de la ciudad y han alcanzado incluso el vecino condado de Broward, al norte. Los moluscos se reproducen en masa. Son hermafroditas y cada uno puede producir 1.200 huevos en un año. Además, suben a los árboles para evitar las bolitas de un efectivo veneno que los mata, explica Mary Yong Cong, del Departamento de Agricultura de Florida. "Son muy curiosos", dice, mientras sostiene en la palma de la mano un caracol, que extiende sus ojos. Los caracoles pueden hibernar bajo tierra, lo que dificulta su localización. El espécimen de mayor tamaño registrado en Florida alcanzaba 18 centímetros. Las autoridades tardaron diez años en erradicar a esta especie luego de una primera invasión en 1966. Para ayudar en los esfuerzos, las autoridades pusieron a disposición una línea para que las personas llamen cuando vean caracoles gigantes, que luego son retirados por un equipo especializado pertrechado con rastrillos y guantes. También a la batalla se han unido perros especializados que localizan a los invasores. Los labradores se utilizan sobre todo para comprobar que efectivamente ya no quedan caracoles tras un tratamiento químico, explica uno de los entrenadores de los canes, Omar García. NTN24  

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ