JOVEN VIOLADA EN LA INDIA DEBERA CARGAR UNA ROCA PARA PROBAR SU PUREZA

None
Una mujer india del Estado de Gujarat, al oeste de India, fue violada y le negaron la petición de aborto que realizo. Luego del ataque sexual sufrido, la vida de esta joven se volvió un calvario. El bebé que dio a luz se lo quitaron y sumado a todo esto, deberá pasar un “test de santidad” con una exigente prueba. "Tengo mucho miedo. Mi atacante ya amenazó con matarme cuando salga de la cárcel", reveló la víctima del ataque sexual a un periodista local. La mujer para “probar su pureza”, deberá llevar una roca de 40 kg sobre su cabeza frente a unas 200 personas de su aldea, para así poder volver a vivir con su esposo. Pero eso no es todo en lo que se basa el test, además deberá responder varias preguntas, luego los presentes esperarán alguna señal espiritual que indique que la mujer pasó la prueba. Recién ahí termina el test. Esta prueba es conocida como "Agnipariksha" o "prueba de fuego" y su objetivo es que la mujer pruebe su virtud luego de ser "manchada por un abuso sexual". Esta estricta medida que se aplica en algunos lugares de la India tiene su origen en un poema hindú denominado Ramayana. Este consiste en la historia de Sita, hija de rey Janak, quien es obligada a sentarse en el fuego luego de ser secuestrada por un pretendiente. Estas prácticas son muy comunes en ese país, y también son foco de múltiples críticas en el mundo. En la misma India muchos hombres y organizaciones que velan por los derechos humanos las fustigan. Este flagelo que sufren las mujeres en el país asiático está reflejado en el documental "Hija de India", que fue transmitido en marzo de este año por la BBC. Sin embargo, el mismo fue prohibido por las autoridades de ese país. Jyoti Singh era una estudiante de fisioterapia que fue violada en 2012 por cuatro hombres en un autobús que tomó de regreso a su casa en la ciudad de Delhi. Producto de las brutales heridas que sufrió, la joven perdió la vida. En el documental de la directora británica Leslee Udwin fue entrevistado Mukesh Singh, uno de los salvajes agresores de Jyoti, quien abiertamente y lejos de cualquier remordimiento culpó a la joven por el ataque sexual. "Si una mujer está siendo violada, no debe intentar defenderse. Debe permanecer en silencio y permitir la violación", señaló desde la cárcel. "Luego será dejada en algún sitio cuando acaben con ella", agregó. "¿Qué hacía ella en un autobús a las 9 de la noche? El lugar de una mujer es en la casa haciendo trabajo doméstico", añadió Singh. Datos revelados por algunas ONG indican que en Delhi, considerada la capital de la violación, al menos una mujer sufre un ataque sexual cada 14 horas.   Fuente: INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ