ESCALOFRIANTES DETALLES DEL CALVARIO DE LA REHÉN NORTEAMERICANA A MANOS DE ISIS

None
  Una joven yazidí que estuvo secuestrada por el Estado Islámico relató las peores atrocidades del grupo yihadista e incluso de su líder, Abu Bakr al Baghdadi. Muna, de 16 años, reveló que la máxima autoridad de ISIS violó en reiteradas ocasiones a la rehén norteamericana Kayla Mueller, cuya muerte fue reportada en febrero pasado. En diálogo con Daily Mail, la adolescente que también fue esclava sexual personal de Al Baghdadi aseguró que el líder terrorista adoptó a Mueller como su novia secreta. Muna conoció a la trabajadora humanitaria estadounidense cuando fue trasladada a una prisión femenina en Raqqa, en agosto de 2013. Kayla fue capturada por ISIS en agosto de 2013 y su muerte fue reportada en febrero de 2015 "Cuando capturaron a Kayla, los combatientes de ISIS le sacaron las uñas", recordó la joven yazidí, quien agregó que la rehén norteamericana "se vio obligada a convertirse al islam". Tiempo después, ambas jóvenes fueron trasladadas a la casa del diputado Abu Sayaff, en el barrio de Al Shadadiya, en Raqqa. En octubre, Al Baghdadi visitó la casa y a partir de ahí violó en reiteradas ocasiones a Kayla delante de Muna. "Lo vi violarla tres o cuatro veces. Nos dijo que cualquiera que intentara escapar, incluyendo Kayla, sería asesinado", narró la esclava sexual de ISIS que logró escapar del horror. "Kayla no sabía que era el califa, pero sí que era importante", agregó. Kayla fue capturada por ISIS en agosto de 2013 y su muerte fue reportada en febrero de 2015 Las condiciones impuestas por el líder del Estado Islámico eran claras: convertirse al islam o morir brutalmente como James Foley, según Muna. A pesar de ser el terrorista más buscado del mundo, Al Baghdadi mantuvo su matrimonio con Mueller en secreto porque no quería que sus otras esposas supieran. De acuerdo con lo relatado por la joven yazidí, no hubo ceremonia formal de la boda, pero el líder de ISIS la obligó a cubrir todo su cuerpo con una hijab y pasó días enseñándole el Corán. Eran tantos los celos del líder yihadista que incluso le prohibió a su amigo y diputado Abu Sayaff que mirara a Kayla.   La adolescente yazidí no quiso hablar de los ataques sexuales que ella sufrió, pero sí dio detalles de los salvajes golpes que recibió por parte de Al Baghdadi. Después de diez días de llegada a Raqqa, Muna intentó escapar una noche. Rápidamente fue recapturada por guardias de ISIS y regresó a manos del califa, quien la azotó con un cinturón y le dejó el cuerpo cubierto de hematomas. El sanguinario líder de ISIS también le dio una bofetada y le golpeó la cara con cables y palos de madera, lo que le produjo fracturas óseas en el rostro. Pero Muna no se dio por vencida y el 8 de octubre del año pasado volvió a intentar fugarse de las garras de los yihadistas. En esta oportunidad, con éxito. "Una noche Susan [otra esclava sexual] y yo le dijimos a Kayla que estábamos planeando un escape, pero nos contestó que la última vez que lo intentamos fuimos capturadas y golpeadas. Y que esta vez nos matarían", contó la joven yazidí. Finalmente, Muna logró llegar a casa, que queda a unas tres horas de la prisión donde estaba cautiva, y desde allí logró contactarse con las fuerzas kurdas, que fueron a su rescate. Luego se reunió con su hermano, a pesar de las afirmaciones de Al Baghdadi, quien le había dicho que había sido asesinado. Ahora la adolescente planea unirse a los miles de refugiados de Medio Oriente que están llegando a Europa. En algún momento de las próximas semanas, planea viajar a Alemania. INFOBAE