ISIS PONE "A LA VENTA" A UN REHÉN CHINO Y A OTRO NORUEGO

None
El grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) reivindicó este miércoles el secuestro de un ciudadano chino y de un noruego, por lo cuales pidió un rescate, según la última edición de la revista de propaganda de la organización, llamada Dabiq. El grupo no especificó dónde y cómo habían sido capturados los secuestrados, ni dio información del lugar de su detención. Sin embargo, publicó una foto de las víctimas en donde puede leerse "for sale" ("A la venta"). Tampoco precisó cuánto pide por los rehenes. En un comunicado, la primera ministra noruega, Erna Solberg, confirmó que hay un ciudadano del país secuestrado en Siria. "Es un asunto grave y muy complicado. Nuestros objetivos están centrados en traer a nuestro compatriota sano y salvo de vuelta a Noruega", afirmó la funcionaria. El anuncio del secuestro fue difundido en la revista de propaganda Dabiq, una publicación en inglés que el grupo difunde a través de sus cuentas en Twitter. ISIS publicó las fotos de dos hombres vestidos de amarillo y un número de teléfono para contactar con los yihadistas, con un prefijo de Irak. "Estos prisioneros fueron abandonados por sus gobiernos, que no han hecho todo lo posible para comprar su libertad", afirma la organización yihadista. En el anuncio se identifica a un rehén como Ole Johan Grimsgaard- Ofstad, nacido en Porsgrunn, Noruega, en 1967 y licenciado en Ciencias Políticas, y se invita a "quien quiera pagar el rescate por su liberación y traslado" que contacte con un número de teléfono de Telegram, informó Europa Press. En el segundo anuncio se repite el mensaje y se ofrecen los detalles de la identidad del rehén. Se trata de Fan Jinghui, nacido en Pekín en 1965 y consultor freelance. En su caso, la foto lo muestra con el ojo izquierdo parcialmente cerrado, sin que quede claro si es por un golpe recibido en cautiverio. En las regiones bajo su control en Irak y Siria, el grupo ISIS ya ejecutó a varios extranjeros secuestrados, entre ellos periodistas y trabajadores humanitarios, además de cometer otras atrocidades calificadas por Naciones Unidas de crímenes contra la Humanidad. INFOBAE