UNA TORMENTA DE ARENA AZOTA MEDIO ORIENTE

None
Una tormenta de arena azota desde hace días el norte de África y Medio Oriente y ha provocado víctimas en el Líbano y afectado a conflictos y al normal funcionamiento de infraestructuras en Egipto, Siria, Jordania, Israel y Palestina. En el Líbano, como consecuencia de la tempestad, al menos tres personas han muerto y cerca de 2.000 han tenido que recibir atención médica, según las últimas cifras del Ministerio de Sanidad. Ese departamento explicó que los hospitales están recibiendo pacientes con problemas de respiración causados por el polvo y las bacterias y virus que el viento transporta. Las autoridades ordenaron el cierre de las guarderías, los colegios y las oficinas de la administración pública. En Egipto, varios vuelos internacionales de la compañía Egyptair con salida desde El Cairo sufrieron hoy retrasos como consecuencia del temporal, informó la agencia oficial de noticias, MENA. Otros aviones que se dirigían a la ciudad turística de Sharm el Sheij fueron desviados a la localidad de Hurgada, en el mar Rojo. Asimismo, se anularon nueve vuelos internos; tres de ellos, comerciales, y seis, de pasajeros. La Autoridad Portuaria del Mar Rojo anunció hoy el cierre de cinco de los nueve puertos instalados en esa zona, cuatro en la provincia de Suez y otro en la del mar Rojo, dijo a EFE el vocero de esa institución, Abderrahim Mustafa. El responsable apuntó que se tomó esta decisión debido a la falta de visibilidad y añadió que las autoridades están en coordinación con los servicios meteorológicos y que, si la situación mejora, se reabrirán los puertos mañana a mediodía. En Siria, los yihadistas del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) aprovecharon hoy la tempestad para asaltar el aeropuerto de Abu al Zuhur, en la provincia septentrional de Idleb, y hacerse con su control, informaron el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y la agencia estatal de noticias, SANA. Los extremistas arrebataron así al régimen de Bashar al Assad su última base militar en esa provincia, asediada desde hace más de dos años. En Jordania, la tormenta ha ocasionado grandes atascos en varias zonas del país y ha obligado a cerrar varias escuelas, sobre todo en las zonas periféricas desérticas, dijeron a EFE fuentes gubernamentales. En Israel, la Fuerza Aérea del Ejército y las compañías aéreas que cubren rutas nacionales suspendieron hoy sus actividades por culpa de la tormenta, que impide la visibilidad de los pilotos. Según expertos citados por medios nacionales, la visibilidad se ha reducido a menos de un kilómetro debido a la gran cantidad de polvo anaranjado en el aire, cuando lo común es de ocho a diez kilómetros. El aeropuerto internacional de Ben Gurión, en Tel Aviv, no se ha visto afectado por la medida, ya que dispone de una tecnología mucho más avanzada que los pequeños aeródromos utilizados para los vuelos internos. En los vecinos territorios palestinos de Cisjordania y Gaza, las autoridades han advertido del peligro a la exposición prolongada. Kamal Abdelfatah, profesor de Geografía de la Universidad Birzeit, próxima a Ramala, indicó a la agencia Maan que la tormenta se originó en Arabia Saudita, se expande unos cuatro kilómetros en el aire, cruzó a Irak hace cuatro o cinco días en una ola de alta presiones y tocó Siria el lunes. Además, precisó que el fenómeno, conocido como "jamasín", desaparecerá en unos dos días y recordó que se produce como consecuencia de la presencia de bajas presiones en Oriente Medio, generalmente durante el cambio de estación. INFOBAE