DILUVIO EN JAPÓN POR TIFÓN ETAU

None
La mayor parte del este de Japón sufrió hoy los estragos de sus mayores inundaciones en décadas, con la evacuación de más de 100.000 personas mientras el Ejército tuvo que implicarse para llevar a cabo espectaculares operaciones de rescate. El paso del tifón Etau, convertido ya en ciclón extratropical (tormenta de baja presión atmosférica), activó el nivel máximo de alerta en las prefecturas niponas de Ibaraki y Tochigi (al este de la isla principal de Honshu) debido a las lluvias torrenciales, inundaciones y corrimientos de tierra. En las zonas más afectadas, las precipitaciones han superado en sólo 24 horas el doble de la cantidad habitual en todo el mes de septiembre, lo que ha causado copiosas inundaciones y desalojos masivos en varias localidades. El último parte de los bomberos confirmó un desaparecido, tres heridos y un total de 982 viviendas dañadas o inundadas, mientras que rebajó a 79.000 el número de evacuados a las 18.00 (09.00 GMT) aunque la recomendación de desalojo llegaba en ese momento hasta las 863.000 personas. La mayor parte de la atención se centró hoy en la localidad de Joso (prefectura de Ibaraki, a unos 55 kilómetros al noroeste de Tokio), donde el desbordamiento del río Kinugawa provocó la inundación de un área de 37 kilómetros cuadrados. junto al río Kinugawa. Según la cadena NHK, la única persona declarada como desaparecida hasta el momento es una mujer de 63 años de Tochigi, cuya casa se vio afectada por un corrimiento de tierra. Las precipitaciones han causado además interrupciones en varias líneas ferroviarias locales en el este y el noroeste de Japón, así como la suspensión del servicio de alta velocidad (Shinkansen) entre las estaciones de Fukushima y Shinjo (norte). La Agencia Meteorológica nipona ha alertado sobre la continuidad de las precipitaciones torrenciales hasta el viernes en las prefecturas de Fukushima, Saitama y Chiba (colindantes con el Área Metropolitana de Tokio), así como en la capital nipona, donde podrían caer hasta 200 milímetros de lluvia. EFE