REFUGIADOS EN EUROPA, MÁS DESALOJOS Y CUSTODIA MILITAR

None
Uno de los campamentos desalojados en la capital francesa estaba cerca de la estación de Austerlitz, en el sur de la ciudad, y otro cerca del ayuntamiento del distrito XVIII, en el norte. Esta actuación era "absolutamente necesaria por razones de dignidad y de salubridad", declaró Pierre Henry Brandet, vocero del Ministerio del Interior, destacando la "emergencia humanitaria". Brandet afirmó que se habían hecho cargo de 830 personas en total, 430 en Austerlitz y 400 en el distrito XVIII. Las operaciones fueron llevadas a cabo por trabajadores sociales, principalmente del ayuntamiento de París y de ONGs, bajo la vigilancia de un importante dispositivo policial y ante numerosos periodistas. Los desalojos se produjeron un día después que el Gobierno anunciase que destinará varios cientos de millones de euros a la acogida de refugiados y personas sin hogar, tras la decisión del presidente francés, François Hollande, de recibir 24.000 refugiados en dos años, 1.000 de ellos con carácter de urgencia para aliviar el panorama en Alemania. Los migrantes fueron desplazados en autobús con sus escasas pertenencias (ropa, sacos de dormir y mantas). Se distribuyeron documentos en francés, inglés y árabe que explicaban que iban a ser alojados en un centro de la región parisina y que podrían solicitar asilo a continuación. La Justicia dio su permiso el viernes pasado para que se evacuara el campamento de Austerlitz, en el que había unas 200 tiendas de campaña. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo (socialista), aseguró que se habían preparado lugares para albergar a los ocupantes. Las evacuaciones de campamentos de migrantes en el norte de París se han multiplicado desde principios de junio. Otro país que se endurece Bulgaria comenzó a desplegar este jueves 1.000 soldados en su frontera con Turquía para hacer frente al aumento del flujo de migrantes, anunció el secretario general del Ministerio del Interior, Georgy Kostov. "Debido al complicado escenario, hemos activado un plan para el inicio de la implementación paso a paso de hasta 1.000 soldados a lo largo de toda la frontera búlgaro-turca", dijo Kostov a la prensa. El plan para patrullas conjuntas de la Policía y el Ejército fue aprobado por el primer ministro Boyko Borisov, y comenzó a aplicarse el jueves por la mañana. Se trata de una respuesta al aumento del flujo migratorio en la frontera desde el miércoles por la noche, cuando 660 personas intentaron entrar a Bulgaria ilegalmente, explicó Kostov. Bulgaria tiene una frontera terrestre con Turquía de 259 kilómetros, de los cuales 30 están protegidos por una alambrada que el Gobierno quiere extender. Durante los últimos días cerca de 1.000 migrantes estaban hacinados en el sector de Erdine, una ciudad del noroeste de Turquía vecina de Grecia y Bulgaria. "No podemos predecir qué dirección tomará esta ola de refugiados (...). Si un país decide cerrar su frontera van a otra frontera, así que estamos preparados", declaró el ministro de Defensa Nikolay Nentchev a la radio pública, e indicó que hasta 160 soldados podrían ser enviados a la frontera este jueves. INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ