CAYERON EN FRANCIA DAVID PLA Y IRATXE SORZABAL, LOS JEFES DE ETA

None
Con la caída de Pla y Sorzabal, las policías de Francia y España han descabezado a la última cúpula identificable de la organización. Junto con ellos ha sido detenido, además, el dueño de la casa donde se ocultaban, en un pequeño pueblo francés fronterizo con España. El ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha dicho que las detenciones suponen el "descabezamiento absoluto" de la banda terrorista. "ETA es un cadáver al que le falta expedir el certificado de defunción. Me atrevo a decir que es el acta de defunción de ETA", agregó el funcionario desde Bruselas. En un comunicado anterior, el Ministerio de Interior español informó de la detención de "dos miembros de la organización terrorista ETA huidos de la Justicia". Otras fuentes, en cambio, subrayan que los detenidos son tres y que entre ellos se encuentra Josu Ternera, tercero en la estructura de a organización independentista vasca. Los agentes llevaban días apostados en los alrededores de la vivienda, donde tenían información de que se iba a producir una reunión de la totalidad de la cúpula de la banda, según informa el diario El País. Las detenciones se llevaron a cabo a través de la operación denominada Paradines, en alusión al guardia civil José Antonio Pardines, la primera víctima mortal de ETA asesinada en 1968 en Guipúzcoa (norte) en un control de carretera. Pla y Sorzabal participaron en las negociaciones para la disolución de la banda, sin que se llegara a ningún acuerdo. Incluso fueron ellos dos quienes el 20 de octubre de 2011 leyeron el comunicado que puso fin a 40 años de atentados terroristas. Dos terroristas en ascenso Con el fin de la violencia, ETA desmanteló su aparato militar, lo que provocó el ascenso inmediato de Pla y Sorzabal, a ese momento a cargo del aparato político de la banda. Ambos etarras se trasladaron luego a Oslo, con la intención de que el gobierno de Mariano Rajoy, recién asumido, se pusiese en contacto con ellos. La idea de los terroristas fue aprovechar el fin de los ataques para negociar con el gobierno del Partido Popular el regreso de los huidos y el intercambio de presos por armas. Las negociaciones no llegaron a puerto por la negativa de la banda a disolverse en forma definitiva. Tiempo después, Pla y Sorzabal fueron expulsado de Noruega y se refugiaron en Francia. David Pla tiene hoy 40 años, nació en Pamplona y fue dirigente de Jarrai, las juventudes de la banda hasta 1990, informa el diario El Mundo. Está acusado de un intento de asesinato y pasó seis años en la cárcel, hasta 2006. En 2010, la Policía francesa le puso en libertad por falta de pruebas. Iratxe Sorzabal, en tanto, formó parte de un comando al que se le atribuyeron dos asesinatos. Estuvo presa desde 1997 hasta 1999, fue portavoz de Gestoras, la organización ilegal afín a los presos etarras. Pasó otro periodo en prisión cuando volvió a ingresar en 2001 y finalmente fue puesta en libertad. INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ