VIOLENCIA IMPARABLE EN COSTA RICA

None
Sin importar la hora o el lugar, los violentos homicidios se convirtieron en un asunto diario y habitual en el paisaje cotidiano de la Gran Área Metropolitana (GAM). Las cifras desnudan una tendencia que se volvió imparable para autoridades judiciales y policiales: entre enero y agosto ocurrieron 369 homicidios en todo el país y la estadística superaría con facilidad los 500 casos. El año pasado fueron 471 y en este aún restan los meses más violentos. El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) reconoció que la problemática ya se encasilla en niveles pandémicos. Un ejemplo claro es el lunes 21 de setiembre, en pocas horas unas tres personas fueron asesinadas a balazos en diferentes puntos de la GAM. “Esos tres casos (de ese lunes) tienen una modalidad de ejecución, un tipo de venganza, pero no podríamos decir exactamente si estamos ante un hecho relacionado con crimen organizado o narcotráfico”, dijo ante los medios Luis Ángel Ávila, subdirector a.i del OIJ.

Por todo lado

El cantón de San José aglutina la mayor cantidad de homicidios con 68 casos; le sigue Limón con 38, Desamparados tiene 25, Alajuelita 19 y Tibás 16. Si se analizan los distritos, lideran Limón, Pavas, Hatillo, León XIII, San Francisco de Heredia y Alajuelita. “Se ha visto la agresividad con la que están actuando los grupos organizados y se habla de que es una lucha entre bandas que están peleándose en mercado, otras cobrándose hechos como robos de dinero o drogas y que habrían sido delatados. Es un fenómeno violento que impacta a la capital, pero tenemos hechos en Heredia, Alajuela y Cartago: son ajustes de cuentas y problemas entre bandas”, mencionó Ávila. El subdirector acusó la falta de testigos presenciales como el principal obstáculo para judicializar los casos, por lo que la apuesta se vuelca hacia las pruebas encontradas en escena. Por ejemplo, hasta agosto unas 77 personas fueron asesinadas en violentos ajusticiamientos.  

Detenciones insuficientes

Pese a detenciones y golpes policiales a los grupos involucrados, la violencia no cesa. El OIJ reconoce que el temor se siente en la calle y apuesta por reforzar las acciones conjuntas con el Ministerio de Seguridad Pública (MSP). “Ha proliferado que por un precio hay personas que van y hacen una ejecución”, lamentó Ávila. Celso Gamboa, subjefe del Ministerio Público, aseguró que las luchas internas entre grupos dedicados a la venta de droga serían el principal detonante de la violencia en las calles de la GAM. “En unos 171 homicidios de los casi 400 que llevamos, son personas vinculadas directamente a estructuras del crimen organizado. Eso nos señala una serie de debilidades en el tratamiento del consumidor, porque la demanda de la droga continúa y la disputa por las plazas para la venta se incrementa porque no deja de ser un negocio lucrativo”, acusó Gamboa, quien también fue jerarca del MSP. El fiscal reconoció que las estructuras son poderosas y pese a detenciones tienen la capacidad de volver al mercado. “Esperaríamos una cifra superior a los 500 homicidios en este año, que sería ya una cifra que nos coloca en una situación nada agradable”. “Nos quedamos rezagados, al igual que el continente americano, en la prevención de consumo (…) Tenemos que enfocarnos en una política preventiva para reducir los márgenes de ganancia a los grupos mafiosos que tienen al país de rodillas y con unos baños de sangre que Costa Rica nunca ha estado acostumbrada”, concluyó Gamboa.   CR HOY