ATENTADO DEJA AL MENOS 86 MUERTOS EN TURQUÍA

None

Al menos 86 personas murieron en el atentado más grave ocurrido en la capital turca, Ankara, perpetrado contra una manifestación pacifista convocada por la oposición prokurda a tres semanas de las elecciones legislativas anticipadas.

Dos fuertes explosiones sacudieron los alrededores de la estación de tren central de Ankara. Justo allí debía celebrarse una manifestación opositora en favor de la paz, para denunciar la reanudación hace tres meses del conflicto entre las fuerzas turcas y los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

A esa hora se estaban ya reuniendo las delegaciones de sindicatos y partidos políticos de izquierda, entre ellos la principal formación prokurda del país, el HDP, que afluyeron de toda Turquía para participar en la manifestación.

"Escuchamos una explosión fuerte y otra pequeña. Hubo un gran movimiento de pánico, y luego vimos cadáveres en la explanada de la estación", declaró a la AFP Ahmet Onen, un jubilado de 52 años.

"Una manifestación que debía ser por la paz se ha convertido en una masacre. No entiendo lo que pasa", añadió con los ojos llenos de lágrimas.

Según un balance todavía provisional facilitado por el ministro de Sanidad, Mehmet Müezzinoglu, al menos 86 personas murieron y otras 186 resultaron heridas.

"Estamos ante una masacre terrible. Se ha cometido un ataque bárbaro", dijo el copresidente del HDP (Partido Democrático de los Pueblos, prokurdo) Selahattin Demirtas, quien añadió: "Estamos confrontados a un Estado asesino que se ha transformado en una mafia".

En una declaración, el presidente islamo-conservador Recep Tayyip Erdogan denunció "este atentado abyecto contra nuestra unidad y la paz de nuestro país", y prometió "la respuesta más fuerte" contra sus autores.

Las autoridades turcas plantearon rápidamente la hipótesis de un atentado. "Sospechamos que hay un vínculo terrorista", declaró bajo anonimato una fuente gubernamental, sin más precisiones.

El ataque tuvo lugar además a tres semanas de las elecciones legislativas anticipadas, previstas el 1 de noviembre.

En el lugar de las explosiones se vivieron escenas de caos. Las ambulancias buscaban a los heridos y la policía acordonó la zona, constató la AFP.

Dos horas después de las explosiones, los agentes tuvieron que disparar al aire para dispersar a los manifestantes encolerizados por la muerte de sus compañeros en las explosiones, y que gritaban "policías asesinos", comprobó la AFP.

AFP

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ