ALEMANIA: UN BOMBERO ADMITIÓ HABER INCENDIADO UN ASILO DE REFUGIADOS SIRIOS

None
La indignación recorre a la clase política alemana desde que fue conocida la noticia de un bombero que prendió fuego un asilo para refugiados y quedó en libertad sin enfrentar cargos. Nadie resultó herido durante el ataque en Altena, al sur de Dortmund. Los siete sirios que habían llegado al lugar el día anterior -incluida una mujer embarazada- salieron ilesos gracias a un grupo de vecinos que notaron la llamas y los alertaron. Sin embargo, para varios políticos alemanes el caso alcanza para demostrar que las autoridades no están teniendo una respuesta adecuada ante la masiva ola de migrantes que llegaron al país en los últimos meses. Los fiscales dijeron que el bombero, de 25 años de edad, admitió entrar en la casa, subir a la buhardilla y rociar con gasolina el lugar antes de encender el fuego. Al explicar sus acciones, dijo que estaba "asustado" por los refugiados que viven en su barrio. Otro hombre que también se entregó a las autoridades admitió haber actuado como cómplice. Después del episodio, los refugiados se vieron obligados a abandonar la ciudad. El fiscal local Bernd Maas dijo a Reuters que había decidido penar al responsable por los daños generados por el incendio en vez de como un intento de asesinato o crimen de odio político, que llevan penas más duras, porque no creía existiera intención de hacer daño a nadie. "Ciertamente tuvieron una motivación xenófoba, pero como no son parte de la extrema derecha, no había razones para tratarlo como un caso por motivos políticos", dijo Maas. "Ellos no querían matar a nadie y el sospechoso en su calidad de bombero era consciente de que el incendio de la buhardilla no le haría daño a nadie", concluyó. Varios políticos condenaron ese enfoque sobre lo sucedido, argumentando que el mismo podría sentar un precedente peligroso. Dirk Wiese, un miembro de los socialdemócratas de centroizquierda (SPD), parte del Parlamento alemán en Berlín, ha calificado la evaluación del fiscal de "inaceptable". "El responsable compartió una serie de publicaciones de la web de los populistas de derecha en su página de Facebook. Dos clicks habrían sido suficientes para determinar sus motivos políticos", dijo Wiese . Omid Nouripour, un legislador del Partido Verde, dijo que la decisión del fiscal era "absurda" y que no había duda que el ataque tenía motivaciones políticas. Alemania, destino favorito de los refugiados, espera terminar el año habiendo recibido a unas 800.000 personas. En ese contexto, muchos alemanes han reaccionado positivamente a la afluencia de refugiados, incluso colaborando con donaciones, abriendo sus hogares y asistiendo a los recién llegados. Sin embargo, otros tantos no aceptan la política de bienvenida de los refugiados políticos implementada por la canciller Angela Merkel. En lo que va del año las autoridades han contado 26 ataques incendiarios contra campos de refugiados, mientras que la Fundación Amadeu Antonio, un grupo que batalla contra el extremismo de derecha, coloca la cifra de ataques en 70. Sólo a sido condenada por estos delito una persona en la norteña ciudad de Lübeck a dos años de libertad condicional. INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ