UNA FAMILIA SIRIA ESTÁ ATRAPADA EN EL AEROPUERTO DE MOSCÚ HACE CASI DOS MESES

None
La situación recuerda a la película protagonizada por Tom Hanks La Terminal, en la que un aeropuerto se convierte primero en un limbo y después en un hogar para un hombre de Europa del Este durante largos años de su vida. En este caso, se trata de una familia kurda que huyó de la sangrienta guerra en Siria hace 50 días y aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Moscú en busca de asilo. Con colchones inflables en el piso y las valijas en las paredes, vive esta familia de sirios kurdos hace 50 días Sin embargo, y pese a que el presidente Vladimir Putin ha responsabilizado a Estados Unidos y a la Unión Europea (UE) por la preocupante crisis de refugiados que vive el mundo desde hace varios meses, desde que pisó suelo ruso, esta familia de refugiados ha tenido que acampar en el aeropuerto. Es que Hassan Abdo Ahmed Mohammed, su esposa y sus cuatro hijos quieren establecerse en Rusia, pero el Gobierno dice que sus visas son falsas. Y regresar a su país –y al peligro que esto supone– está fuera de toda cuestión. Por tanto, aguardan que su abogado logre destrabar la situación, según explica un artículo de CNN en Español. Su hogar durante desde entonces ha sido un rincón del aeropuerto con vistas a la pista de aterrizaje. Han colocado colchones inflables en el suelo y sus maletas contra las paredes. Como no pueden cocinar, Unicef les lleva comida. Utilizan los baños del aeropuerto. Sin puertas para mantener fuera a los transeúntes, la familia extendió una cuerda para marcar su espacio. Un letrero escrito a mano dice: "Por favor, no toque lo nuestro porque estamos viviendo aquí". Después de 50 días, el Aeropuerto Internacional de Moscú se ha convertido en su hogar Días atrás y gracias a las gestiones de las Naciones Unidas (ONU) y a una ONG, se logró mejorar un poco la situación de esta familia. Las autoridades han accedido a transportarlos a un hotel ubicado en el interior del aeropuerto, según explicó Mohammed a CNN. "Después de 44 días durmiendo en el suelo del aeropuerto, en el frío, decidieron llevarnos a un hotel", dijo. "No hemos visto el sol durante 49 días". Las condiciones en las que estuvieron eran tan malas que la esposa de Mahomma se enfermó y tuvo que pasar dos semanas en un hospital. "No se nos permitió verla, ni a sus hijos", dijo. "Ella está de vuelta ahora, pero todavía no se siente bien". Mohammed y su familia son kurdos sirios que huyeron de la guerra civil que comenzó en 2011 y ha dejado 300.000 muertos y obligado a 10 millones de personas a dejar su hogar. Mientras miles de refugiados de Siria, Irak y otros países de Medio Oriente se dirigen a Europa occidental, Mohammed y su familia decidieron ir a Rusia. Dijo que eligieron ese país debido a que una hermana y un primo de su esposa viven allí. La familia de Mohammed ha colocado una cuerda y un cartel escrito a mano para cerrar el rincón que se ha vuelto su casa en el Aeropuerto de Moscú Después de salir de Siria, terminaron en Ibril, una ciudad kurda en el norte de Irak. Solicitaron visados a Rusia y volaron a Estambul y luego a Moscú. Fue entonces cuando su travesía se detuvo. "Cuando llegamos al aeropuerto en Moscú, nos dijeron que teníamos que esperar por un control de seguridad", dijo Mohammed. "Después de unos días nos dijeron que nuestras visas eran falsas". Rusia quería deportar a la familia de vuelta a Siria. Pero "si volvemos, el régimen me va a matar a mí y a mi familia", dijo Mohammed. Mohammed piensa los estrechos lazos de Rusia con el asediado gobierno sirio de Bashar al Assad están interfiriendo con sus planes. "Rusia tiene una fuerte relación con el régimen sirio, y ellos no quieren animar a los sirios a abandonar el país", dijo. INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ