TURQUÍA: LAS FUERZAS DE RECEP ERDOGAN REPRIMIÓ BRUTALMENTE UNA MANIFESTACIÓN ESTUDIANTIL

None
Las elecciones en Turquía no han terminado con el clima de tensión que atraviesa el país desde hace varios meses. El viernes 30, la policía turca reprimió brutalmente, con disparos de balas de caucho y granadas lacrimógenas, una manifestación de estudiantes críticos con el Gobierno, según pudo constatar un fotógrafo de la AFP. La violenta operación policial fue en respuesta a una protesta de unos 200 estudiantes ante la Universidad de Estambul, la más antigua del país, en contra del Consejo de Enseñanza Superior (YÖK), que festejaba el viernes su 34º aniversario. Creado en 1981 por la junta militar, el YÖK, que es el órgano que supervisa la organización de las universidades, es considerado un instrumento de control. El movimiento estudiantil turco viene pidiendo su abolición desde hace años. Los policías antidisturbios cercaron y enfrentaron a los estudiantes y realizaron muchas detenciones, constató el reportero gráfico. "La juventud no será intimidada, Erdogan y el YÖK se hundirán", se leía en las pancartas que llevaban los estudiantes. "El gobierno asesino deberá rendir cuentas", gritaban. El partido del presidente Recep Tayyip Erdogan –Partido de la Justicia y del Desarrollo (AKP, islamo-conservador)– ganó las elecciones legislativas anticipadas del pasado domingo con el 49,4% de los votos. Los comicios habían sido convocados después de la derrota de Erdogan en las elecciones del 7 de junio pasado, en las que había perdido la mayoría del Parlamento. Entre una elección y otra, además, la violencia regresó a las calles de Turquía con una serie de episodios que colaboraron con la campaña del miedo promovida por Erdogan. La policía utilizó gases lacrimógenos y balas de goma En julio, el conflicto armado que opone desde 1984 a los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) a las fuerzas de seguridad turcas se reanudó después de que se rompiera la tregua que regía hacía dos años en el país. Otro elemento consiste en la presencia terrorista: la guerra que arrasa la vecina Siria desde hace cuatro años ha alcanzado a Turquía. Por último, tras un primer atentado en julio en Suruc, en el sur del país, otro atentado que el gobierno de Erdogan atribuyó al Estado Islámico (ISIS) y al PK, sacudió la ciudad de Ankara, donde perdieron la vida 102 personas que participaban en una manifestación por la paz. INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ