INSÓLITA PROHIBICIÓN EN EL FÚTBOL INFANTIL DE LOS ESTADOS UNIDOS

None
La Federación de Fútbol de los Estados Unidos (USSF) ha decidido prohibir que todos los menores de 10 años golpeen el balón con la cabeza y aquellos entre 11 y 13 años deberán limitar los cabezazos en los entrenamientos. La insólita medida se tomó luego de que un grupo de padres presentara en 2014 ante en el tribunal estatal de California una demanda contra varias organizaciones, incluida la FIFA, por "negligencia y descuido" en el tratamiento de lesiones cerebrales o contusiones producidas al golpear el balón con la cabeza, o por el choque de cabezas entre jugadores cuando disputan un pelota aérea. Los denunciantes argumentaron que en 2010 cerca de 50.000 estudiantes sufrieron contusiones jugando al fútbol y la cifra es ampliamente superior a la de aquellos que sufrieron la misma lesión en baloncesto, béisbol y lucha. En la demanda, se solicitaba un cambio en el reglamento del deporte más popular del mundo. Pero como este pedido es prácticamente imposible, hasta ahora ha sido la USSF quien ha escuchado el reclamo. Por ese motivo, esta semana se hizo pública la prohibición, que será obligatoria para las categorías inferiores de los equipos nacionales de la federación estadounidense y para sus academias, pero sólo es una recomendación para el resto. "Es una victoria tremenda que impactará en millones de jugadores jóvenes de fútbol a lo largo del país, y estamos orgullosos de poder traer este tipo de medidas integrales de seguridad al juego. Creemos que esta decisión manda un mensaje fuerte a los entrenadores y establece reglamentos primordiales con la finalidad de otorgar seguridad en el manejo del fútbol", declaró a través de un comunicado Steve Berman, uno de los abogados de la firma Hagens Berman que llevó adelante la causa. El doctor Robert Cantu, coautor del libro Concussions and Our Kids ('Contusiones y nuestros hijos'), contó al diario online Slate que "las cabezas de los más jóvenes son más maleables y, al no estar completamente desarrolladas todavía, el riesgo de que el cerebro sea agitado al cabecear el balón es mayor". Uno de los casos más emblemáticos de los Estados Unidos en cuanto a los problemas de los niños por cabecear el balón ha sido el de Patrick Grange. Patrick Grange fue el primer futbolista diagnosticado con CTE. El joven falleció en 2012 a los 29 años y fue el primer futbolista al que se le diagnosticó encefalopatía traumática crónica (CTE), un deterioro cerebral que produce, entre otros síntomas, problemas de memoria y cambios notables en el comportamiento y la personalidad. Este problema es común entre aquellas personas que han sufrido frecuentes golpes en la cabeza y suele verse comúnmente en boxeadores. Sin embargo, los padres de Grange contaron que desde los 2 años de edad que su hijo solía darle golpes a la pelota con la cabeza y aunque los médicos nunca pudieron confirmar que ese fuese el verdadero motivo, siempre fue tenido en cuenta como una posible causa. La nueva medida alcanza tanto a niñas como a niños, en un momento en el que el soccer comienza a hacerles sombra a otros deportes populares en el país norteamericano. Según un estudio de la FIFA realizado en 2007, Estados Unidos es el país con el mayor número de estudiantes jugadores de fútbol del mundo, con 3,9 millones, y lo siguen Alemania, con apenas dos millones de jóvenes, y Brasil, con poco menos de 1,5 millones. Además, el número total de futbolistas registrados en la USSF es de alrededor de 24,5 millones y está sólo por detrás de la Asociación de Fútbol China. Por otra parte, la USSF anunció que mejorará y ampliará sus talleres para entrenadores y jugadores sobre el trato y las consecuencias que pueden causar las contusiones. La organización establecerá un plan de acción nacional sobre los protocolos a seguir para el tratamiento de este tipo de lesiones y modificará el número de cambios que pueden hacer los equipos para poder evacuar a jugadores lesionados. INFOBAE