EN GUATEMALA: ATASCOS CAUSAN PÉRDIDAS

None
En esos períodos de embotellamientos, los guatemaltecos pierden unas tres horas diarias. En términos económicos se puede considerar que en promedio los guatemaltecos pierden Q29.55 diarios, que representarían Q7 mil 417.05 al año. La estimación del costo se basó en el salario mínimo por hora de las actividades no agrícolas, que asciende a Q9.85. El segmento de asalariados en el sector no agrícola incluye a sectores urbanos de servicios, restaurantes, telefonía, centros comerciales y oficinas, entre otros. El cálculo descuenta 52 fines de semana, así como días festivos y asuetos, por lo que la medición se basa en 251 días laborales de 365 que tiene el año. Según Rubén Morales, economista y coordinador ejecutivo del Instituto de Progreso Social Guatemala, además del costo económico que ocasiona el tránsito diario, existe un costo que no es posible cuantificar. Esa pérdida de tiempo se podría emplear en otras actividades, como compartir con la familia, descansar, recreación o estudios. Embudos Para circular en el área metropolitana existen cuatro entradas. Según Amílcar Montejo, intendente de la PMT, el tránsito corresponde a áreas periféricas capitalinas. De acuerdo con información de la comuna capitalina, en el kilómetro 19 de la carretera al Pacífico empieza el atasco para ingresar a la ciudad. En la ruta Interamericana comienza en el mirador de Mixco, en el kilómetro 24; en la carretera a El Salvador principia en el kilómetro 17 y finaliza en Santa Rosalía La Laguna y se traslada al trébol de Vista Hermosa. En el caso de la carretera al Atlántico, el tránsito proviene de Palencia, Aguas Calientes y San José el Golfo, donde se forman dos bloques críticos: el primero se acumula en el kilómetro 10 y llega hasta el puente Érick Barrondo y, el segundo, en la colonia Juana de Arco, para ingresar al barrio San Antonio, zona 6. Los sectores que presentan mayor circulación vial dentro de la capital hacia la zona 1 son el Anillo Periférico, la avenida Bolívar, la Calzada de la Paz y la calle Martí. Parque vehicular A septiembre pasado, el departamento de Guatemala registró un millón 314 mil 631 automotores, según el Registro Fiscal de Vehículos, de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT). Montejo informó que el área metropolitana tiene una capacidad para la locomoción de 350 mil vehículos diarios, pero en la actualidad circulan más de un millón. Analistas afirman que el incremento de automotores en la capital también se debe a la inseguridad, comodidad, conveniencia y, en algunas ocasiones, la velocidad que no brinda el transporte público. Datos de la SAT refieren que en el país se contabilizan dos millones 908 mil 798 automóviles, contra dos millones 738 mil 925 del año pasado. Las motocicletas son las que más crecimiento reportan a escala nacional. La SAT informa que hay registradas un millón 57 mil 245, seguidas por los automóviles, con 663 mil 294, y los picops, con 548 mil 489. En septiembre pasado circulaban 16 mil 105 vehículos de modelo 2016 y 342 mil 142 modelo 1986 o anterior a ese año, de acuerdo con la SAT. Wálter Rojas, director de Italika —distribuidor de motocicletas—, refirió que cada año la demanda del mercado es de cien mil unidades nuevas. El ejecutivo confirmó que los atascos y la inseguridad en los buses de transporte público han obligado a que mujeres y hombres se inclinen por adquirir una motocicleta. Este tipo de vehículo representa el 35 por ciento del parque vehicular activo y ha crecido 535 por ciento en la última década. Urbanización Manuel Salguero, gerente de Epynsa y director de la revista Plusvalía, expuso que, debido al alto índice de tránsito vehicular, en los últimos años muchas personas que se habían ubicado en las afueras de la capital empiezan a retornar a los puntos de actividad comercial, industrial o corporativa, donde los recorridos sean cortos y la inversión en tiempo y dinero sea menor. También indicó que en Guatemala se ha desarrollado el corredor comercial —arteria, bulevar, calzada o calle— que soporta una gran cantidad de comercio, industria u otra actividad que la convierte en punto importante y de alta preferencia de residir o de ubicarse allí. Según Amanda Morán, del Centro de Estudios Urbanos y Regionales, de la Universidad de San Carlos, la capital crece sin planificación y control, por lo que se toman medidas paliativas desde los años 1940. “Se aprueban construcciones sin cumplir con los requisitos. Los centros comerciales causan mayor impacto vial, debido a la aglomeración de gente”, expresó Morán. La académica refirió que la falta de planificación de las municipalidades aledañas, que no tienen un adecuado Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y uso justo del suelo, afecta la vialidad, debido a que autorizan cualquier urbanización, residencial, industrial o comercial, que causan problemas a los conductores de vehículos de Mixco, Villa Nueva, Chinautla, San Miguel Petapa y los complejos residenciales de la carretera a El Salvador. En opinión de Montejo, el incremento de la economía informal ha provocado la apropiación de los espacios públicos y se realiza de una manera desordenada en las aceras, plazas, calles y avenidas, lo cual causa mayor congestión en las horas pico. Pérdidas constantes Héctor Fajardo, vicepresidente de la Coordinadora Nacional de Transporte, expresó que se causan pérdidas económicas cuando un vehículo está paralizado en el ingreso a la capital, debido al horario de restricción de vehículos pesados que se estableció, por los atascos viales. “Son siete horas y media que el vehículo deja de generar ingresos en este municipio y representa US$29.37 al día por vehículo, costo que incluye el tiempo del conductor y el tiempo de tener paralizada una inversión de un vehículo de transporte”, indicó. Más choques Mario Mendizábal, experto en seguros y banca, indicó que de los dos millones 908 mil 798 automóviles que forman el parque vehicular del país, el 70% no tiene seguro y preocupa la responsabilidad civil al momento de una colisión. Según el especialista, la siniestralidad más grande está en los choques, pues el 70% de los reclamos son por accidentes viales, y el 30%, por robo. Además, indicó que en las horas pico hay más frecuencia de choques que de severidad, debido a que los vehículos van a una velocidad menor. PRENSALIBRE.COM.NI