CON LA LLEGADA DE XIAOMI A AMÉRICA LATINA TODO CAMBIA

None
Xiaomi es un fenómeno de proporciones épicas. En China su CEO es constantemente comparado con Steve Jobs y sus seguidores parecen más un culto que simples clientes. Sus ventas relámpago – famosas en la India y en el sudeste Asiático – son tan exitosas que en menos de 5 segundos se evaporan las 40 o 50 mil unidades que la compañía saca a la venta. Y aunque tiene una presencia limitada y sus productos no se venden sino en mercados muy específicos Xiaomi está en el Top 5 de vendedores de smartphones en el mundo. Desde mediados del año pasado la compañía anunció que el 2015 sería el año en el que pondría un primer pie en América Latina, una región en la que todos los fabricantes se están enfocando por su crecimiento actual y por el potencial que representa. A menos de 2 meses de acabarse el año la compañía entra – por ahora tímidamente – tanto a Brasil como a Colombia y anuncia que pronto abrirá también operaciones en México. En el caso Colombiano, no habrá un modelo directo aún (posiblemente por las decisiones que ha tomado el MinTic en días pasados con respecto al envío de celulares por correo o servicios de mensajería). Lo hará de mano de los retailers más importantes del país – Jumbo, Ktronix, Éxito y Flaminio – comenzando con uno de sus modelos de smartphone más exitosos: el Redmi 2 Pro DS. El Redmi 2 Pro DS es un equipo de gama media, con especificaciones interesantes pero un precio tan llamativo que genera suspicacias. Tiene una pantalla IPS LCD de 4.7″ con una resolución de 720 x 1280, un procesador Quad-Core Snapdragon 410 con 1GB de RAM, 16GB de memoria interna (expandibles vía microSD), una cámara posterior de 8 MP y una batería de 2200mAh. Su único problema? Corre Android KitKat. La esperanza? Que pronto le hagan un upgrade, aunque sea a Lollipop. Su precio, según aparece en las páginas de los retailers, está alrededor de los $500mil (algo así como USD 166). No es el mejor equipo de Xiaomi pero es un buen comienzo (ese sería el Mi 4i o el Mi Note del cual hicimos un unboxing hace un par de meses). Creo que es una manera de tantear el mercado de validar si la propuesta de valor de la compañía es bien recibida por los usuarios, si hay espacio para entrar – de verdad – a romper el mercado y si vale la pena abrir una operación local que pueda utilizar las mismas tácticas que utiliza hoy en China e India y que han dado tan buenos resultados. La llegada de Xiaomi a la región lo cambia todo. Para Samsung, LG y Sony, que poco o nada han podido hacer en el último año para contener a Huawei y su crecimiento exponencial en la región, es una pesadilla adicional. Una pesadilla a la que ya han sucumbido en los mercados en los que compiten y que ahora llega a uno de sus fortines más queridos. http://techcetera.co/