EL ROL DE INTERNET EN LA LENTA APERTURA CUBANA

None
"Millones de cubanos podrían tener acceso a Internet a un precio moderado en cuestión de meses. Lo único que mantiene a Cuba en las tinieblas en plena era digital es la falta de voluntad política". Con esas palabras empieza el duro editorial que el prestigioso diario norteamericano The New York Times le dedicó a la isla y a su vetusta política de telecomunicaciones.
 
El periódico insta al régimen de los Castro a "expandir el acceso a Internet rápidamente y a gran escala", ya que considera que "si el gobierno en La Habana aprovecha esta oportunidad, le podría dar un estímulo a la anémica economía de la isla y a los jóvenes que están pensando en emigrar, una razón de peso para reconsiderar su partida".
 
 
The New York Times critica los "rigurosos mecanismos de control y censura" que el "gobierno autoritario" impuso sobre internet, aunque ha ampliado el acceso que tienen sus ciudadanos desde la década de los 90. Sin embargo, "el acceso a Internet aún es muy costoso y está fuera del alcance de quienes no tienen conexiones autorizadas por el Gobierno en centros laborales y universidades".
 
"Desde hace mucho tiempo, los líderes cubanos han dicho que el deplorable estado de la infraestructura de telecomunicaciones en la isla es culpa del embargo de los Estados Unidos. Ya no tienen esa excusa", considera el editorial titulado "Es hora de conectar a Cuba a Internet".
 
El diario recuerda que hacia "el interior de la opaca clase dirigente de Cuba existe una división entre conservadores que temen que la expansión del acceso a Internet le de fuerza a movimientos de disidencia, y progresistas que consideran que el desarrollo del sector tecnológico es indispensable para salvar la economía. Recientemente, Google ha animado el debate, pues ha ofrecido modernizar la infraestructura tecnológica en la isla, tal como lo ha hecho en otros países desconectados".
 
 
En efecto, una alianza con Google "podría acelerar el fin del embargo" debido a que se trata de "una empresa con gran influencia en los círculos de poder en Washington". Ése es uno de los objetivos principales de La Habana, sobre todo desde el acuerdo entre Raúl Castro y Barack Obama, anunciado a fines de 2014.
 
"El año pasado, el gobierno cubano se comprometió a expandir el acceso a Internet 'sin pausa, pero sin prisa'. Esto no ha ocurrido, y muchos cubanos, con buena razón, están exigiendo más", criticó el diario neoyorquino.
 
INFOBAE