MILITARES HONDUREÑOS EN GUERRA CONTRA PLAGA

None
Vistiendo trajes de camuflaje y armados de motosierras, cientos de soldados han iniciado una implacable guerra en Honduras contra un insecto que ya destruyó 400,000 hectáreas de pinares y sigue extendiéndose aceleradamente, estimulado por el cambio climático. Los soldados forman parte del Primer Batallón de Artillería en la zona de Zambrano, 30 km al norte de la capital, donde laplaga de gorgojo del pino ha causado lo que los expertos definen como "una catástrofe ecológica". "Esta plaga nos va a dejar con la mitad de los pinares de Honduras, si tenemos suerte", afirma a la AFP Lucky Medina, asesor de las Fuerzas Armadas, mientras observa la labor de los soldados que derriban uno tras otro los árboles enfermos en la agreste montaña. Las autoridades del batallón, integrado por 350 hombres, se confiesan impotentes ante el insecto, por lo que pidieron auxilio al estatal Instituto de Conservación Forestal (ICF) y al Comando Militar del Bosque de las Fuerzas Armadas. Honduras se enfrenta a este fenómeno atribuido al cambio climático en un momento en que las autoridades mundiales se reúnen en París en busca de respuestas al calentamiento global. Un informe divulgado al margen de la conferencia de París por la ONG alemana Germanwatch señaló a Honduras, junto a Birmania y Haití, como los países más afectados en las últimas dos décadas por fenómenos meteorológicos extremos. Honduras fue azotado en 1998 por el huracán Mitch, que dejó 6,500 muertos, miles de desaparecidos, pérdidas del 80% en la infraestructura de transporte y 50.000 casas destruidas. AFP