LULA EXPRESA INDIGNACIÓN POR PETICIÓN DE JUICIO CONTRA ROUSSEFF

None
El exmandatario brasileño señala que acciones del líder parlamentario, Eduardo Cunha, responden a intereses particulares y reactivan el golpe de Estado contra el Gobierno legítimo. El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, expresó su indignación por la solicitud de apertura de juicio en contra de la mandataria, Dilma Rousseff, y alertó que esta acción solo favorece al sector que no acepta la victoria de la dignataria. Recordó que un proceso judicial contra Rousseff reactiva los intentos de golpe legislativo y responde a los intereses particulares del presidente del Parlamento, Eduardo Cunha y de la derecha nacional. Cunha afronta acusaciones por el escándalo de corrupción descubierto en la empresa Petrobras y una investigación por cuentas bancarias en el exterior que el parlamentario no declaró. "Me siento indignado con lo que están haciendo con el país. Cunha solo está pensando en él. No piensa en el país, en la economía. Brasil no merece eso. Es algo insano", expresó el exmandatario brasileño. En ese sentido, instó a Cunha a no colocar sus intereses por encima del bienestar del pueblo brasileño, y por otra parte, desestima que el Partido de los Trabajadores, en el que milita junto a Rousseff, haya negociado para librar al parlamentario de sus acusaciones y en contraprestación, ella no sea juzgada. Rousseff ha dejado claro que su compromiso con las leyes brasileñas es inquebrantable y aseguró que no tiene cuentas en el exterior como alegan legisladores de derecha. Según el artículo 218 del reglamento interno de la Cámara de Diputados se admitirá la apertura de un proceso contra el denunciado si se obtuvo los dos tercios de los votos de los miembros, decisión que se comunicará al Presidente del Senado Federal dentro de dos sesiones. Tras el caso de corrupción Petrobras, la oposición brasileña pretende vincular a Rousseff y a los miembros del gobernante PT con actividades ilícitas para solicitar su destitución. Para muchos analistas esta es una estrategia de la oposición, que ya fue utilizada en 2014 por el opositor el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, quien sin tener pruebas acusó a la presidenta de estar implicada en el caso de corrupción. Recientemente, el Tribunal de Cuentas brasileño no aprobó el presupuesto presentado por el Ejecutivo concerniente al año 2014, por supuestamente “haber modificado el déficit” y ayudado con esto a la oposición en su campaña para destituir a Rousseff.   19 DIGITAL