ONU PIDE POR UN POETA QUE ARABIA SAUDITA DECAPITARÁ POR RENEGAR DEL ISLAM

None
El poeta Ashraf Fayad tiene 35 años y fue condenado a muerte por apostasía. El gobierno de Arabia Saudita lo acusa de negar el Islam y, por ese motivo, expertos de la ONU en Derechos Humanos solicitaron que se frene la ejecución.
 
Sus familiares y amigos denuncian que se trata de una venganza de la Mutaween (la policía religiosa saudí) por relatar en su libro de poesía "Instrucciones en el interior", publicado en 2008, sus experiencias como refugiado. También por grabar actos violentos perpetrados por las autoridades.
 
El relator especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales o arbitrarias, Christof Heyns, afirmó que el poeta fue condenado por ejercer su derecho a la libertad de expresión, recalcando que una decisión así es "deplorable".
 
Fayad fue detenido por primera vez por la Policía religiosa saudí en agosto de 2013 "por insultar a Dios y al Profeta", así como por distribuir un libro de poemas que "incitaba al ateísmo".
 
Cinco meses después, en enero de 2014, Fayad volvió a ser arrestado y lo condenaron a 800 latigazos y cuatro años de prisión. El escritor decidió apelar esta sentencia y, en respuesta, un juez lo condenó a muerte al término de un proceso en el que Fayad no contó con representación legal porque las autoridades le quitaron su identificación al detenerlo.
 
 
"Me han acusado de ateísmo y de extender pensamientos destructivos para la sociedad", expresó Fayad en declaraciones al diario The Guardian.
 
Por su parte, el relator sobre libertad de expresión, David Kaye, dijo que "una respuesta tan violenta ante una forma legítima de opinión y expresión tiene como efecto provocar temor en toda la sociedad saudita".
 
 
 
Sus amigos denunciaron que, cuando la Policía religiosa fue incapaz de demostrar sus acusaciones en un primer momento, comenzaron a increpar al escritor por fumar y llevar el pelo corto. Después, dos agentes declararon en el juicio que el autor había insultado a Dios en público. Fayad negó todas esas acusaciones.
 
Arabia Saudita ejecutó a más de 150 personas en 2015. Según Amnistía Internacional es la cifra más alta en el país desde 1995. La mayoría de las ejecuciones son a través de decapitaciones, a veces en público.
 
 
Ali al-Nimr
El caso de Ali al-Nimr
Lo sucedido con Ashraf Fayad se suma al caso del joven Ali al-Nimr, quien tenía 17 años cuando participó en manifestaciones antigubernamentales.
 
De acuerdo a lo que informa El Confidencial, su corta edad no impidió que los jueces del Tribunal Penal Especial y la Corte Suprema de Arabia Saudita hayan ratificado la sentencia de muerte contra él. El activista ahora espera ser decapitado. Luego su cadáver se exhibirá públicamente.
 
Ali al-Nimr fue condenado por "romper la lealtad hacia el líder" y por "participar en un número de marchas, manifestaciones y reuniones contra el Estado y repetir algunos cánticos contra el Estado".
 
También por utilizar un teléfono móvil para incitar a la protesta y por dar refugio a personas perseguidas por la policía saudita y ayudar a fugitivos a escapar durante redadas de las fuerzas de seguridad. Él negó todos los cargos y aseguró que sufrió torturas y malos tratos.
 
INFOBAE