CAPRILES: "EL CAMBIO OBTUVO LAS DOS TERCERAS PARTES" EN LA ASAMBLEA NACIONAL

None
Ante la demora de la Corte Nacional Electoral (CNE) en definir el color de 22 diputados, la oposición ha dicho que han alcanzado los 2/3 de la Asamblea Nacional. La cifra da plenos poderes a al antichavismo para reformas estructurales en Venezuela, como cambios en la Carta Magna o el inicio de un juicio político contra el presidente Nicolás Maduro. También puede remover a los miembros del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) o del CNE.
 
El último cómputo del CNE otorgó a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) 99 diputados, a 2 de la mayoría calificada y a 12 de los 111 que necesita para alcanzar los dos tercios. "Sepan ustedes que el cambio obtuvo las dos terceras partes, a pesar de que no lo quisieron decir anoche. No sabemos porque siguen ocurriendo estas cosas. Es importante que sepan que el cambio obtuvo las dos terceras partes", ratificó Capriles.
 
"No ganó la guerra económica, fue el pueblo que se expresó. Esta Asamblea convocará a la unión nacional. No tenemos claro cuál va a ser el margen del resultado", agregó.
 
 
Antes, Julio Borges, designado junto a otras cinco personalidades opositoras como portavoces de la oposición durante los comicios legislativos venezolanos, afirmó en Twitter que llegarían a loas 111 diputados, en base a actas del Consejo Nacional Electoral (CNE) que tienen sus testigos de la MUD.
 
 
"Esta fecha la vamos a recordar por siempre en la historia: el día en que el pueblo con su voto salvó a Venezuela", aseguró Borges a través de la red social.
 
"Venezuela se puso de pie y habló con claridad a todos: el Gobierno no es dueño del país, eso se acabó", manifestó. Y añadió, en la misma línea: "Ganamos con más de 2 millones de votos, Venezuela quiere claramente otro camino".
 
 
Un hipotético escenario sería que el chavismo quisiera usar la actual mayoría de 100 diputados oficialistas para que el Parlamento apruebe poderes habilitantes al presidente antes de que se constituya el nuevo, lo que le permitiría dictar leyes y decretos sin necesidad de que esos instrumentos pasen por la Cámara por hasta un plazo de año y medio.
 
Este paso tendría que concretarse antes del 4 de enero, el último día en el que el actual Parlamento está autorizado para aprobar leyes: el recambio legislativo se hará un día después, el cinco del primer mes del año entrante.
 
Esta opción, sin embargo, puede ser derogada por la mayoría que constituya el nuevo Parlamento al día siguiente de su toma de posesión.
 
INFOBAE