LAS RESTRICCIONES QUE SUFREN LAS MUJERES SAUDITAS QUE SE POSTULAN POR PRIMERA VEZ

None
En las afueras de Riad, la capital saudita, y en una de las provincias más conservadoras del país, Jowhara al-Wably está haciendo historia: compite en las elecciones de este fin de semana.
 
La votación del próximo sábado para los escaños en el consejo local marca dos hitos para las mujeres sauditas: no sólo pueden competir en una elección gubernamental por primera vez, sino que es la primera ocasión que se les permite votar.
 
 
Los consejos municipales son los únicos órganos de gobierno en los cuales los ciudadanos sauditas pueden elegir representantes, por lo cual la votación es ampliamente vista como una pequeña pero significativa apertura para las mujeres de jugar un papel más equitativo en la nación del Golfo Pérsico.
 
Aun así, las mujeres enfrentan retos en la campaña electoral: debido a la estricta política de segregación de sexos de Arabia Saudita, no pueden dirigirse a los votantes masculinos directamente y tienen que hablar detrás de una mampara o sus familiares varones hablan por ellas.
 
 
En un esfuerzo por crear un campo de juego más nivelado, el comité general de la elección prohibió a candidatos de ambos géneros mostrar sus rostros en los volantes promocionales, vallas publicitarias o en las redes sociales. Y tampoco se les permite aparecer en televisión.
 
Esto le viene bien a Al-Wably, una activista comunitaria de 52 años y empleada del Ministerio de Educación. Como todas las mujeres sauditas, viste una túnica suelta en color negro llamada abaya. También cubre su rostro y cabello bajo un velo llamado niqab cuando está en público.
 
 
Las mujeres sauditas elegidas en la votación podrán decidir sobre presupuestos para mantenimiento y mejoramiento de las instalaciones públicas
Cuando se reúne con las mujeres votantes, les habla en el salón de conferencias de un hotel rentado en Buraidá, unos 350 kilómetros (220 millas) al noroeste de Riad. Pero cuando haga campaña con los votantes varones esta semana, no les hablará ella. Sus dos hijos, ambos de veintitantos años, su marido y sus hermanos se dirigirán a la multitud y ella no estará presente.
 
Con alrededor de 5.000 hombres registrados para votar en su distrito, comparado con las 620 mujeres votantes, Al-Wably dice que no puede permitirse confiar solamente en las campañas a través de Twitter y Facebook para llegar a los hombres.
 
 
 
"Quiero ser parte del desarrollo de mi ciudad, quiero ser una fuerza positiva en el terreno en mi comunidad", aseguró.
 
Aunque los consejos no tienen facultades legislativas, supervisan una serie de problemas de la comunidad, tales como presupuestos para mantenimiento y mejoramiento de las instalaciones públicas como parques, calles y servicios públicos.
 
Todas las facultades para la toma de decisiones reposan solamente en las manos del rey Salman y el gabinete de ministros, compuesto sólo por hombres.
 
INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ