BÁEZ DESPEDIRÍA 1.700 EMPLEADOS POR CRISIS ECONÓMICA EN ARGENTINA

None
El empresario santacruceño, Lázaro Báez, vive horas críticas. Con sus empresas sumergidas en una profunda crisis económica, y sin respuesta de la gobernadora de la provincia de Santa Cruz, Alicia Kirchner, ni del gobierno nacional, decidirá en las próximas 24 horas una ejecución clave: despedir o no a 1700 personas y poner a disposición del Ministerio de Trabajo certificados de obra por más de 300 millones para liquidar las deudas con los trabajadores. La crisis no es nueva y su derrotero financiero arrancó el mismo día que Leonardo Fariñadecidió aceptar hablar con el periodista Jorge Lanata y las causas judiciales en su contra se multiplicaron de la noche a la mañana: 37 en total, 36 de ellas cerradas y solo una vigente, la que lo investiga por presunto lavado de dinero. Sin embargo, en la intimidad, Báez no cree que sus principales problemas hayan arrancado con el embate judicial, hasta demuestra una indiferencia casi peligrosa. Para el mítico santacruceño todo se derrumbó con el fallecimiento de su amigo, el ex presidente Néstor Kirchner. Está dolido y triste con una familia a la cual sintió como propia. En cualquier charla, él no niega haber hecho negocios con Kirchner, con él, por él y para él, pero niega cualquier delito: "Que la Justicia lo pruebe, yo no me escondo como otros, me presenté en todas las causas", relata Infobae. Prácticamente sin dejar su oficina, intenta encontrar una salida ordenada a la debacle económica. Sin bancos que le puedan ofrecer respaldo, ni acceso al crédito, solo puede responder con la estructura ósea de sus empresas, o con la que quede. Los números son concretos: Austral Construcciones tiene 14 obras de rutas nacionales vigentes en la provincia de Santa Cruz y certificados de obras a cobrar por $380 millones, deuda que se mantiene desde agosto y que nunca tuvo respuesta por parte de la administración kirchnerista, aunque sea difícil de creer. Por estas horas, Río Gallegos, la capital provincial, está sitiada por trabajadores de Austral que le reclaman a Lázaro el pago de la segunda quincena de diciembre y el aguinaldo: un total de $25 millones. "Financié todo lo que podía. Desde octubre respondo con lo que tengo, ahora estoy jugado y sin fichas", cuentan con detalle que le repite a cada uno que llama para interiorizarse por la situación. Sin embargo, consigna Infobae, ninguno de esos llamados llega desde El Calafate, ni de la Casa de Gobierno de Santa Cruz. "A la provincia la maneja el chiquito y la señora. Encontraron en Alicia alguien que deje los dedos pegados", relata con cinismo. "Estamos trabados, si no hay solución en las próximas 48 horas tengo que dejar a toda esa gente en la calle", agrega. En el racconto de la erosión con la familia Kirchner, Báez apunta contra Cristina y Máximo, a quienes les reprocha no haber tenido respeto por la relación que él tenía con Néstor. En los dardos también caen el ex ministro de Planificación, Julio De Vido y su secretario de Obras Públicas, José López, asegura Infobae. "Ellos dos congelaron absolutamente todo por pedido de la señora. Está todo presentado, nunca pedí privilegios pero solo exigía que se cumpla con los compromisos asumidos como Estado", le explicó ayer por teléfono a un funcionario provincial. El enojo con Alicia Kirchner es brutal. Según los directivos de Austral, por disposición del kirchnerismo, desde el 2007 quien debe responder por las obras es la provincia y luego es Nación quien devuelve el dinero. Daniel Peralta nunca pagó porque según él, Nación no le iba a dar el dinero que correspondía por pagarle a Báez. Por Ip