IMPACTANTES IMAGENES DE LOS CRIADEROS DE POLLOS EN ESPAÑA

Miles de pollos que acaban de romper el cascarón en incubadoras industriales se apilan en cajas. Luego son arrojados a la cinta transportadora. Los trabajadores recogen a los más débiles y los tiran en bolsas negras de basura. Los sobrevivientes caen en un enorme carrusel, donde reciben las vacunas.
 
El video ha sido difundido por la Animal Equality, una ONG protectora de los animales con sede en California, Estados Unidos. Las imágenes pertenecen a una factoría en España, pero la organización advierte que el sistema de tratamiento de pollitos es similar en todo el mundo.
 
 
Los trabajadores separan a los polluelos "no aptos" mediante un proceso equiparable al proceso de calidad de las factorías industriales
 
A los pollos no aptos para el engorde se les quiebra el cuello y se los arroja a una bolsa. El proceso es tan veloz que muchos llegan vivos a la basura.
La cadena de montaje es impactante. Los huevos se introducen en enormes incubadoras, donde pronto se convertirán en polluelos. Allí empieza el proceso de selección.
 
A los más débiles, aquellos que no engordarán lo suficiente, se les rompe el cuello. El proceso es veloz, y los más desafortunados terminarán en la basura aún vivos.
 
Los que sobreviven llegan a una especie de carrusel donde reciben las vacunas. Luego caerán por al agujero para continuar en el proceso en la línea de montaje
 
 
La cinta separa los polluelos de las cáscaras de huevo que se han colado en el proceso de selección.
Luego se los vacuna y la cinta de montaje los separa poco a poco, hasta que caen de a miles en cajas de plástico. Los trabajadores los arrojan como si fuesen seres sin vida, antes de terminar embalados en armarios.
 
 
La línea de montaje permite almacenar miles de polluelos en canastos de plástico.
0014328769 0014328761 0014328753 0014328737 0014328729
 
 
Una vez concluido el proceso, los pollos se almacenan en canastos que luego serán enviadas a las granjas de engorde. En 40 días llegarán a un plato de comida.
La peor parte se la llevan los rezagados en romper el cascarón, porque terminan entre cáscaras rotas sin esperanza alguna de sobrevida.
Terminado el proceso, los pollitos son enviados a las granjas de engorde, donde en 40 días, y gracias a la ayuda de las hormonas, se convertirán en animales de gran tamaño. El destino final será un plato de comida.
infobae

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ