EX PRESIDENTE DE BRASIL FUE LLEVADO A DECLARAR POR CASOS DE CORRUPCIÓN

Luis Inácio Lula da Silva de 70 años y ex presidente de Brasil, fue detenido este viernes por la Policía Federal en su residencia de la ciudad de Sao Bernardo do Campo, en Sao Paulo, para ser interrogado por presunto lavado de dinero en el caso de Petrobras. Pero tres horas después fue puesto en libertad por las autoridades. Los agentes dicen que hay evidencias que demuestran que Da Silva se habría beneficiado presuntamente del esquema de sobornos de Petrobras, a través de reformas en su casa de vacaciones y que supuestamente las campañas del partido de los trabajadores y gastos del ex mandatario fueron costeados ilegalmente. El diputado opositor Antonio Imbassahy dijo que la operación contra el ex presidente “es el principio del fin” del gobierno de Dilma Rousseff “La policía Federal no entraría en la casa de Lula sin tener material más que suficiente”. Por otro lado el Ministro del Trabajo expresó que se encontraba “indignado” con el arresto y que es un ataque a lo que representa Da Silva “Esto no es justicia, esto es violencia”, dijo. Por su parte el procurador general brasileño Carlos Fernando Dos Santos comentó “No tenemos ninguna motivación política. Esto es apenas otra fase más en la causa de Lava Jato”. La operación denominada Aletheia, fue ordenada por el juez federal Sergio Moro, que está a cargo de las averiguaciones sobre una red que se apropió ilegalmente de unos U$2,000 millones de dólares de las arcas de la petrolera. Decenas de manifestantes a favor y en contra del ex mandatario se concentraron en la residencia y en la sede de la Policía Federal en el aeropuerto de Sao Paulo e incluso se han desatado violentos choques entre ellos. Fuente: Agencias