POLÉMICA EN HOLANDA POR UN JUEGO QUE RECREA EL ESCONDITE DE ANA FRANK

None
donde se ubica la polémica atracción turística, está revisando los términos del contrato de arrendamiento del lugar.
 
 
El juego que imita el escondite de Ana Frank despertó la polémica en Holanda
 
 
No en vano, en ese mismo edificio se ofrece otra actividad parecida, pero sin aprovechar el tirón histórico del apellido Frank. Ubicada en una especie de catacumba, los jugadores deben vestirse de "miembros de la resistencia contra los ocupantes alemanes". En ambos casos el precio oscila entre los 20 y los 30 euros por persona, en función del tamaño de los grupos.
 
Ana Frank, sus padres y hermana y otras cuatro personas permanecieron dos años encerrados en el cuarto de atrás de una casa a la orilla de los canales de Ámsterdam. En 1944 fueron descubiertos y enviados a los campos de concentración, de los que solo regresó el padre, Otto. Él permitió la publicación del diario de su hija menor, que los gendarmes nazis dejaron tirado en el suelo.
 
infobae