BRITÁNICO SE TOMO UNA FOTOGRAFÍA CON SECUESTRADOR DEL AVIÓN DE EGYPT AIR

None
Ben Innes tiene 26 años, es británico y se encontraba en el avión de EgyptAir que fue secuestrado cuando realizaba un vuelo doméstico en Egipto. Según explicó el osado pasajero, su idea fue averiguar si el cinturón de explosivos era verdadero o un invento del secuestrador para que su amenaza sea efectiva. "Pensé que si la bomba era real no tenía nada que perder de todas formas, así que me arriesgué para echarle un vistazo más de cerca", cuenta Innes al diario The Sun. "Le pedí a uno de los miembros de la tripulación que me hiciera de traductor y le pregunté si podía hacerme unaselfie con él. Asintió encogiéndose de hombros, así que me puse a su lado y sonreí para la cámara mientras una azafata tomaba la foto". Seif Edin Mustafa secuestró el vuelo MS181 con destino al Cairo de la aerolínea EgyptAir que debió aterrizar en Chipre. Innes fue uno de los tres pasajeros que junto a cuatro miembros de la tripulación, fueron retenidos como rehenes hasta que el secuestrador se entregó a las autoridades. Ben Innes, convencido de su hazaña fotográfica, concluye: "Tiene que ser la mejor selfie de la historia". El británico cuenta que se tranquilizó al ver la foto en su teléfono celular, si bien no estaba seguro "era muy probable que fuera falsa (la bomba)". Cuando retornó a su asiento, y todavía como rehén de Mustafa, le escribió a su madre y le envió la foto a sus amigos por Whataspp. En declaraciones al diario británico The Telegraph, la madre de Innes aclaró que lo que hizo su hijo "no es una selfie" ya que la foto fue tomada por un tercero. Un dato de color dentro de la insólita historia. "Se puede ver claramente que Ben no está sacando la fotografía. Sale en ella, pero no la está haciendo él" sentenció su madre con precisión técnica. Más tarde, una vez detenido el secuestrador y liberados los rehenes, se pudo comprobar que los explosivos eran falsos y que su objetivo no era un ataque terrorista, sino llamar la atención de su ex esposa. La policía liberó a todos los pasajeros y luego de varias horas de tensión, el secuestrador abandonó el avión con las manos en alto. Tomado de: Infobae