PRIMER MINISTRO BRITÁNICO ADMITE PARTICIPACIÓN EN EMPRESA OFFSHORE

None
"Yo tenía 5.000 unidades en el fondo Blairmore Investment Trust, que vendí en enero de 2010, que valían cerca de 30.000 libras esterlinas (USD 42.000)", dijo Cameron a la cadena ITV. El primer ministro, que reveló estar pasando "unos días difíciles" desde que los datos sobre el fondo offshore se hicieron públicos, aseguró que las transacciones estuvieron "siempre sujetas a todos los impuestos del Reino Unido". Cameron ha sufrido presiones de la oposición desde que los medios destaparon que Ian Cameron, que murió en 2010, fundó en 1980 el fondo Blairmore y ha negado en diversas ocasiones estar en posesión de cualquier activo en paraísos fiscales. Downing Street, su residencia y despacho oficial, calificó en un primer momento la información sobre su padre como un "asunto privado", pero hoy publicó detalles sobre las finanzas personales de Cameron. Según su portavoz, el primer ministro y su esposa adquirieron las acciones por 12.497 libras y las vendieron por 31.500 libras unos 17 años después. "Quiero ser todo lo claro que pueda sobre el pasado, el presente y el futuro porque, francamente, no tengo nada que ocultar. Estoy orgulloso de mi padre, de lo que hizo, del negocio que estableció y de todo lo demás", afirmó Cameron. "No puedo soportar ver su nombre arrastrado por el barro", relató el primer ministro, para quien las críticas sobre sus negocios familiares están basadas en la "idea errónea" de que Blairmore Investment se creó "con la idea de evadir impuestos". "No era un fondo familiar. No era para beneficiar a una familia en particular. Cualquiera podría haber comprado acciones. Y, lo más importante, si fueras un ciudadano británico y compraras acciones, entonces pagarías impuestos sobre los dividendos", afirmó. Según el diario The Guardian, los documentos del bufete Mossack Fonseca revelan que Blairmore Holdings, que recibió su nombre de la finca familiar de los Cameron en Aberdeenshire (Escocia), manejó decenas de millones de libras en inversiones de familias adineradas. La sede de la compañía, que había estado dirigida por Ian Cameron, se trasladó a Irlanda en 2012, dos años después de que su hijo llegara a Downign Street. El primer ministro aseguró que está "encantado de responder preguntas" sobre esos negocios y defendió la necesidad de reforzar las leyes fiscales. "Voy a continuar luchando con fuerza para asegurar que tenemos mayor transparencia y mejores normas que impidan la evasión fiscal", señaló. El martes, tras negar que estuviera en posesión de ninguna acción de empresas en paraísos fiscales, Cameron aseguró que no hay "gobierno o primer ministro que haya hecho más para asegurarse de que se acaba con la evasión fiscal" que él mismo. Tomado de: Infobae