SUIZA: EL TURISMO DE LA MUERTE

None
 
Exit, es una de las asociaciones en Suiza que brinda el servicio de Suicidio Asistido, únicamente permite que ciudadanos de ese país o legalmente residentes apliquen para terminar con sus vidas por voluntad propia.
 
Mónica Düby, encargada de comunicación de Exit, asegura que en la institución tratan de aconsejar y asesorar en pro de provenir el suicidio. DE los 3500 personas que manifestaron el deseo de morir en 2015, sólo un poco más de 700 lo llevaron a acabalidad, asegura la funcionaria.
 
“De acuerdo con el artículo 115 del Código Penal Suizo, el suicidio asistido es legal, siempre y cuando la persona que ayuda no lo haga por motivos egoístas. De conformidad con la legislación suiza, la persona que desea morir también debe estar en su sano juicio y mantener el control sobre el acto. El asesinato por encargo o eutanasia activa se prohíbe en Suiza” detalla el medio El confidencial.
 
Los costos finales en Exit son de 800 dólares, que además de asistir al suicidio, almacenan testamentos donde los familiares de los clientes pueden acceder.
 
El fenómeno anterior ha ocasionado una especie de turismo de la muerte. Ciudadanos de muchos países Europeos como Francia, Italia, Alemania, entre otros visiten el país con la documentación médica que los acredite como enfermos en fase terminal o degenerativa.
 
La asociación Exit explica que frente a la demanda y para hacer un buen trabajo, se enfoca únicamente en los ciudadanos helvéticos. Y aclara: “Exit está muy interesada en que los demás países resuelvan sus problemas en relación con este tema para que así las personas con enfermedades terminales no tengan que viajar para poner fin a su sufrimiento”.
 
 
Fuente: El Confidencial