LAS ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS, ¿PODRÁN SALVAR A TWITTER?

None
Este es el primer ciclo de elecciones presidenciales de Estados Unidos (y por ende, el primero de convenciones partidistas importantes) desde que Twitter empezó a cotizar en bolsa a finales de 2013. Las acciones de Twitter se han recuperado notoriamente en las últimas semanas: aumentaron 35% con respecto al mínimo histórico al que cayeron en mayo. Twitter es indudablemente la red social en la que muchos políticos tienen que estar. Hillary Clinton puso a temblar a la industria de la biotecnología en septiembre de 2015 cuando tuiteó que planeaba resolver el problema de la "manipulación de precios" en el sector: "Esta clase de manipulación de precios en el mercado de los medicamentos de especialidad es indignante. Mañana definiré un plan para resolverlo". Por otro lado, Trump presentó oficialmente a su compañero de fórmula en Twitter. No en Facebook, Instagram, Snapchat, LinkedIn o YouTube. Vamos, ni siquiera en Pokémon Go (Mike Pence, ¡yo te elijo!): "Me complace anunciar que elegí al gobernador Mike Pence como mi compañero de fórmula para la vicepresidencia", tuiteó. Twitter también se asoció con la televisora estadounidense CBS para transmitir en directo las convenciones republicana y demócrata. Además, la convención republicana marcó un hito en la red social durante su primera noche. Las acusaciones de que Melania Trump plagió el discurso que dio Michelle Obama en la convención demócrata de 2008 propiciaron la creación de la etiqueta #FamousMelaniaTrumpQuotes [frases célebres de Melania Trump]. Pero ¿bastará esto para reanimar las tendencias en cuanto a aumento de usuarios en Twitter? Los analistas predicen que las ventas crecerán 20% en el tercer trimestre, así como en el resto de 2016 y en 2017. Sin embargo, el mayor problema de Twitter podría ser el control de las manifestaciones de odio. Twitter necesita los dólares que genera la publicidad (además de más usuarios) para demostrarle a Wall Street que su regreso no terminará prematuramente, como ocurrió con las campañas de todos esos aspirantes republicanos a la presidencia que no pudieron superar a Trump. Fuente: Expansión.mx